Ruta del Viaje

horizonte-camino-ruta

Comienzo esta travesía sin un rumbo definido y si con gran expectativa, y me hago eco de las palabras  del poeta Antonio Machado “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”. Quiero que esta travesía sea un transitar por experiencias novedosas, interesantes y enriquecedoras, donde el asombro y el descubrimiento, sean los elementos primordiales para hacer de cada sendero, un sendero de contemplación y aprendizaje.

Sé que encontraré en mi itinerario desvíos, giros, encrucijadas y atajos que me seducirán como los cantos de sirena, que con sus extraordinarias voces entonaban tonos melodiosos y cautivadores, desafiando a los argonautas para que se enfrentaran a terribles monstruos.

Sé que hay aspectos del camino que pueden embelesarme, seducirme o arrastrarme por su magnificencia, grandiosidad o por sus perspectivas de futuro, cuando en realidad esconde sombras de falsos espejismos.

Sin embargo, en esas veredas, también encontraré tesoros maravillosos, cual Grial anhelado por los buscadores de grandes alforjas y sueños por realizar.

Cada paisaje que se revele ante mí, será el reflejo de mi propia búsqueda interior; el brillo y la variedad de sus colores  dependerá de cuán abierto mantenga los ojos para aprehender el caleidoscopio de sensaciones, emociones y pensamientos que aparecerán para orientarme en un bosque de preguntas, acertijos, inquietudes e interrogantes.

Dependerá de cuán receptivos estén mis oídos para escuchar los consejos de otros viajeros que, al igual que yo, están buscando sus propias quimeras. Dependerá de cuánto expanda mis sentidos para experimentar cada aprendizaje, cada paso que vaya dejando huellas en mí, cada ser que de algún modo me tocó y transformó.

Guías y maestros de toda naturaleza, serán mis acompañantes para adentrarme a territorios misteriosos, ellos me proporcionarán brújulas, mapas y regalos que serán parte de mi equipaje, parte del viaje al centro mismo de mi propio universo y del universo de mis acompañantes.

Habrá paradas en la ruta para disponer del espacio interno para llegar a la introspección y reflexión, ese espacio que se irá llenando con la síntesis de las vivencias adquiridas y donde se requiere que el caminante repose para poder encontrar las fuerzas y energías para proseguir su andar.

Mi primer equipaje para emprender esta aventura lo componen cinco actitudes que me inspirarán y fortalecerán ante cualquier circunstancia que se pudiera presentar, ellas son: La Aceptación, para aprender a vivir con  los errores que cometa para así encarar el futuro con una nueva perspectiva y aprovechar las oportunidades que brinda la vida. El Agradecimiento, para alegrarme por los bienes recibidos de otros, es decir, su amor, protección, cuidados, talentos y sabiduría. La Bendición, para invocar la protección y amparo divino para mi prosperidad, protección y cuidado, así como para expresar mis deseos de bienestar espiritual para todo aquél que me acompañe. La Alegría, para llenarme de altos niveles de energía y de una poderosa disposición que me  lleven a la acción constructiva y finalmente, el Amor, para compartir con otros muchos momentos de acercamiento, la pasión para cumplir mi misión de vida y el compromiso para conservarlo y reproducirlo, para que nuestra huella en el mundo sea más grande.

Es por ello, que Tú, que me has estado leyendo y andas buscando también dejar como legado tu esencia y corazón, como parte del polvo de las estrellas que nos alumbran cada noche, y que cuando miras esa inmensa bóveda celestial, ves iluminado un universo de posibilidades, de realizaciones y anhelos, te estés convirtiendo en mi Compañero de Viaje desde este momento.

Te invito para que compartamos esta Odisea de crecimiento y expansión personal, para que con tus comentarios, aportes, consejos y propia sabiduría interior, construyamos un camino que nos lleve a un destino mejor.

“Somos viajeros en este mundo y vamos al encuentro de nosotros mismos” Luhema

¡Bienvenido!

Siboney Pérez V.

4 respuestas a Ruta del Viaje

  1. anadiaz17 dijo:

    Creo que al final todos tomamos el mismo rumbo, unos antes que otros, nos encontramos en distintos caminos, nos acompañamos, apoyamos y aprendemos unos de otros y terminamos en el mismo sendero de amor y luz, ese equipaje de mano llamado “Convicción” que tiene al hablar no sólo en clase sino al escribir, es toda una invitación e inspiración para emprender y retomar el camino a casa, a luz, a Dios al TAO o como cada quien decida llamar.

    • Siboney dijo:

      Gracias Ana, ciertamente es una invitación para todos. Estás en lo cierto cuando dices que cuando la conexión de energías se da, todos nos encontramos de una u otra forma en el sendero de amor y de luz, para acompañarnos, apoyarnos y aprender. Dios, o el Gran Tao, son esa fuente de inspiración y de creatividad para dar lo mejor de mi misma. Gracias por tus comentarios.

  2. Marian dijo:

    Me encanta tu propuesta sobre el recorrido Sibil, definitivamente hacemos familia con esas personas que nos conectamos, que nos impulsan a continuar hacia adelante y ser mejores personas, gracias por haber llegado a mi vida y también comprometerte con otros al descubrimiento de su propio potencial. Nos mantendremos en el camino, para continuar “TOCANDO VIDAS”.

    • Siboney dijo:

      Gracias Marian por tus comentarios. Así es, nos encontramos con las personas que nos enseñarán algo y que al estar en nuestro camino, nos acompañan para hacerlo más placentero y ameno. Seguiremos “TOCANDO VIDAS”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s