Y LLEGAS TÚ

Y llegas tú, con los brazos como alas para sostenerme, y darme el calor que mi cuerpo esperaba.

Y llegas tú, para mirarme con profundo deseo y devolverle a mis sentidos, razones para cada día anhelarte.

Y llegas tú, para hacer que mi piel se erice, despertando con tus besos, los gemidos que a mi cuerpo estremecen.

Y llegas tú, con ese aroma y esencia especial, para hacerme deleitar con cada caricia que me entregas.

Y   llegas  tú, pronunciando rose-1209928_1920quedamente mi nombre, y mil ecos de pasión, en mi interior retumban.

Y llegas tú, con la complicidad de la sonrisa pícara, para agitar las ansias de esperarte rendida y sin resistencia.

Y llegas tú, cual brisa suave y ligera, susurrando a mis oídos palabras ciertas, que encienden el fuego de mi hoguera.

Y llegas tú, con el ímpetu del dulce aliento en mi boca, me entrego al instinto y voy a tu encuentro.

Y llegas tú, conquistando mis espacios y rincones, y en la embriaguez de mi ser, te entrego todos mis secretos.

Y llegas tú, revelando lo escondido, y en un soplo sublime se convierten las delicias, que tu cuerpo sobre el mío, deja impresas.

Y llegas tú, para dar a nuestra unión un tiempo sagrado, y abandono cualquier vestigio de reserva guardado.

Y llegas tú, para elevarme a la cúspide del éxtasis, con los suspiros que al contemplarme me regalas.

Y llegas tú, portando la antorcha de nuevas ilusiones, haciendo que mi corazón vuelva a latir con renovadas emociones.

Y llegas tú, abriendo de par en par las puertas de mi vida, y te entrego mi alma en señal de bienvenida.

Y llegas tú, para quedarte soñando conmigo, y fundirnos cada día en la danza del yin yang del amor.

Te amo P.C. Especialmente para ti.

balloon-1046658_1920

Siboney Pérez V.   

Publicado en Crecimiento Personal, Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

#1MinutoCon Siboney Pérez V. ¿Vivir o sobrevivir?

Amigos tengo el agrado de compartirles una cápsula informativa que realizó el equipo de Consultaaquí.com para su sección #1MinutoCon, en la cual tuve el inmenso placer de participar y entregarles a ustedes estos tips para ¿Vivir o sobrevivir?

¡Disfrútenlo!

Publicado en Coaching, Crecimiento Personal, Psicología | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

SIMPLEMENTE, GRACIAS

GRACIAS, palabra corta, sencilla y con tanto significado profundo, que muchas veces no llegamos aprehender y comprender en su justa magnitud y esencia. Expresar las gracias a alguien, es una manera de expresarle reconocimiento a una acción, servicio o  bien que nos ha proporcionado o prestado.

Cuando le decimos esa palabra a alguien, estamos manifestando agradecimiento por algo que hemos recibido, que pudo haber sido solicitado, otorgado sin pedirlo o algo inesperado que nos alegra o nos trae bendiciones a nuestra vida. Con solo decir un simple GRACIAS podemos abrir cualquier puerta, sacar una sonrisa, mostrar un gesto amable o simplemente considerar lo que otros hacen por uno.

graciasSi nos ponemos a contar las veces que decimos al día la palabra “gracias” o damos muestras de agradecimiento, probablemente sean muchas menos de las que deberíamos. Más allá de una muestra de buenos modales y educación, dar las gracias tiene efectos positivos en nosotros y conocerlos, puede ser la mejor forma de impactar nuestra vida.

Cuando somos agradecidos, somos conscientes de que hemos recibido un regalo, reconocemos el valor del regalo y apreciamos las intenciones de quien nos lo da. El beneficio, don, regalo o ganancia puede ser material, emocional o espiritual. La palabra proviene del latín gratia (favor) y de gratus (grato).

PALABRA MÁGICA

Para mí, es una PALABRA MÁGICA, potente, poderosa y maravillosa que si realmente sale desde lo más profundo de nuestro corazón, de muy adentro y con verdadera sinceridad, se convierte en uno de los sentimientos más hermosos que podemos expresar. Es hacerle saber a las personas que nos hacen sentir importantes de alguna manera, al darnos parte de su tiempo para hacernos un favor o ayudarnos.

Es, por sobre todo, un encantamiento sagrado, un poderoso mantra. La expresión “gracias” tiene el poder de abrir la conciencia y despertar a la verdadera riqueza interna.

La gratitud implica reconocer lo bueno que uno tiene en la vida y por lo que vale la pena vivir.

Es manifestar regocijo porque alguien de alguna manera me proporcionó alegría, bienestar o tranquilidad. Es hacerles saber que no tenían por qué hacer algo por mí, pero lo hicieron con agrado y por eso les doy las gracias. Es decirle gracias a ese alguien que hizo algo especial por mí y que como agradecimiento, nunca olvidaré ese gesto. Es corresponder a las acciones que aprecio, y que cuando lo hago, estoy segura que me estoy alineando y colocándome en sincronía con el universo.

 ¿QUÉ DICE LA PSICOLOGÍA AL RESPECTO?

Desde el punto de vista psicológico, puede representar un VALOR personal que direcciona la vida, sin catalogarlo de bueno o de malo. Distintos estudios e investigaciones en este ámbito, demuestran que la gratitud tiene una relación estrecha y significativa con el aumento en el sentimiento de FELICIDAD y BIENESTAR y una disminución de los sentimientos de TRISTEZA, PESIMISMO o CANSANCIO.

Robert Emmons realiza el primer ensayo psicológico sobre el tema y concluye que sentir gratitud alarga y mejora nuestra calidad de vida, previene contra enfermedades, brinda energía y está al alcance de todos.

Según este autor, la gratitud, cuando viene del corazón, no sólo mantiene las relaciones sociales intactas sino que puede físicamente curar el cuerpo. “Las personas agradecidas tienden a estar satisfechas con lo que tienen y por eso son menos susceptibles a emociones como la decepción, el arrepentimiento y la frustración”. Emmons también añade que al ser más felices, estas personas son más amables y mantienen buenas amistades.

La gratitud es considerada una de las 24 fortalezas de la clasificación elaborada por Martin Seligman (uno de los padres de la psicología positiva) y Christopher Peterson. Se trata de un sentimiento de alegría y correspondencia en respuesta a la percepción de que hemos sido beneficiados por un agente externo, pueden ser personas cercanas, una persona no conocida, algún ente impersonal como Dios o la naturaleza, o bien la vida misma.

gratitud (1)La gratitud tiene componentes cognitivos, afectivos y conductuales. La persona que se siente agradecida interpreta que ha recibido algo que considera valioso. Al ser agradecidos experimentamos emociones placenteras, que en ocasiones pueden llegar a niveles elevados de intensidad, al grado despertar una sensación de aprecio por la vida y satisfacción con el pasado.

Los diversos estudios han encontrado que las personas que experimentan y practican gratitud por lo general:

  • Presentan mayor número de conductas prosociales.
  • Experimentan emociones positivas con mayor frecuencia.
  • Se sienten más satisfechas con su vida.
  • Son personas optimistas y con esperanza sobre un buen futuro.
  • Son personas con mucha vitalidad.
  • Se perciben como personas felices.
  • Tienen menor riesgo de desarrollar depresión y ansiedad.
  • Son menos propensas a consumir sustancias nocivas.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

Cuando nos acontecen cambios inesperados, situaciones complicadas, nos sumimos en deferentes estados emocionales como decaimiento, tristeza, rabia, incomprensión y aparecen las quejas o las culpas y nos olvidamos detenernos un poco y pensar en todo lo que tenemos y sentirnos felices y agradecidos por ello.

Miremos a nuestra familia,  a nuestros seres queridos, a nuestros amigos, y hagámoslo desde el valor de la gratitud.

Un día más para cada uno de nosotros, es una oportunidad más para disfrutar. Es un día más para disfrutar de los pequeños-grandes momentos.

Valoremos lo que tenemos y hemos conseguido, empecemos a cambiar nuestros cristales de los lentes para ver las cosas, valoremos el esfuerzo que hemos invertido para haber llegado donde estamos, valoremos poder sentir, amar, reír, compartir, ayudar, porque eso nos hace que sintamos una de las cosas más importantes: Sentirnos vivos, vibrantes y verdaderamente humanos.

Pensemos y reflexionemos en los sucesos buenos que nos han pasado, y utilicémoslos como fuerza motor y de apalancamiento para seguir caminando hacia nuestros sueños y anhelos, porque aún en medio de caídas, fracasos, errores, todos tenemos motivos para sonreír.

Debemos ser conscientes de lo que nos rodea, de las cosas que disfrutamos, de las cosas buenas que nos ocurren y darnos por lo menos un momento al día para expresar gratitud.

Detengámonos por un momento, tomemos un respiro y recordemos aquellas cosas, por muy pequeñas que parezcan, que la gente que nos rodea ha hecho por nosotros durante este día y que nos hayan traído algún beneficio directa o indirectamente, ¿a cuántas de esas personas les dimos las gracias?, y mejor aún, a cuántas aún le podemos decir “gracias”, lo que has hecho es importante para mí”.

Yo hoy quiero expresarle mi gratitud a todos los que han hecho algo por mí en el transcurso de mi vida, que han sido muchos; gracias por hacerme quien soy cada día y por darme razones para seguir haciendo la diferencia en este mundo. ¡GRACIAS!

TE DEJO UN EJERCICIO PARA QUE PRACTIQUES LA GRATITUD 

Te invito a realizarlo y a que compruebes los efectos positivos de la gratitud. Hazlo durante un mes para grabar este hábito en tu cerebro.

  1. Toma una hoja de papel y llénala con cosas por las cuales te sientes agradecido. Asegúrate de tener por lo menos 25-30 razones y que tengas unas cuantas de éstas por cada área de tu vida. Incluye tus finanzas, salud, carrera, relaciones, recreación y cualquier otra área que se te ocurra.

Por ejemplo, podrías estar agradecido porque que tienes un trabajo, por tus habilidades, tu nuevo conocimiento acerca de las relaciones, el ingreso que tienes por el cual te puedes dar algunos gustos, un cuerpo saludable y los beneficios y servicios que has recibido.

gratitud

  1. Toma otra hoja de papel y haz otra lista de gratitud con puntos cubriendo todas las áreas de tu vida que pusiste en la primera lista (finanzas, salud, carrera, relaciones, recreación). Para esta lista comienza por las cosas que no te gustan.

Por ejemplo, cuando nos sentimos deprimidos, atrapados en  relaciones  de pareja que no nos satisfacen, haciendo  trabajos que nos desagradan o nos encontramos en un hogar incómodo, con relaciones familiares hostiles y poco satisfactorias, que nos producen malestar, entre otras emociones.

  1. Ahora, ¿Cómo te fue? Tal vez sentiste mucha resistencia a algunas de las personas o las condiciones en esa segunda lista. Mira todos los puntos que te molestaron. Necesitas trabajar en ellos.
  2. Algo más que puedes hacer es mantener una lista de todo lo que das. Todos los días encuentra la manera de darle algo a alguien para compartir lo que tienes. Si hay algo de lo cual no tienes suficiente, ¡da eso! Sé un dador confiado, valiente, alegre y con entusiasmo, ¡da y observa lo que sucede!
  3. En cuanto a “¿Quién o quiénes?” estarle agradecido, ya posiblemente tengas tu respuesta.

“El agradecimiento es la parte principal de un hombre de bien”. Quevedo

SIBONEY PÉREZ V.

Publicado en Coaching, Crecimiento Personal, Psicología | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

CONCIERTO DE LÁGRIMAS

Hacía mucho tiempo que mi corazón no hablaba y hoy despertó del letargo oscuro en que se hallaba. Hoy renace del mundo de los sueños, para darme a conocer la realidad que vivimos en el transcurso del viaje hacia lo eterno.

Te descubro corazón en instantes en que mis ojos cansados buscan rostros que quieran mirarme, para encontrar en ellos, la serenidad que de mí está distante. Hoy te presentas por vez primera y me hablas con voces que atormentan, que hieren, voces que no se pueden evitar y que mis gritos de angustia, no hacen callar.sad-505857_1920

Corazón, ¿Por qué vienes a perturbar las almas tranquilas cubriéndolas con llantos y pesares?, ¿Por qué empañar nuestras vidas con amargas verdades?

Habla, quiero que me digas ¿Por qué hoy estoy llorando?, ¿Dónde está la alegría que me dan mis años? No te oigo corazón, no oigo respuestas, ¿Qué pasa contigo?, quiero oírte, quiero que me digas las razones de tanta desolación, quiero saber los motivos de este inmenso dolor.

No te conozco, hoy te siento ajeno a mí, parece que nunca hubieras existido y apareces así, de repente, para hacerme saber que siempre has mentido. ¡¡¡No!!!, tú no puedes ser parte de mí, tu eres un impostor que ha usurpado mis sentimientos para tirarlos y hundirlos en la traición; te has llevado mis momentos de dicha y felicidad, para devolverlos llenos de desesperación y soledad.

Mi verdadero corazón no sería tan cruel, no me dejaría pasar por estas horas en que siento que mi alma se desgarra y se separa de mi piel, quedando un vacío en todos mis sentidos, por tener que suspirar por cada huella que han dejado los viejos recuerdos, recuerdos de días felices que hoy quieres hacerme olvidar, al abrir en mi ser heridas, que nunca podré ocultar.

Me atacas cuando ya se ha ido el valor que siempre me acompañó, partió con el silencio de  mi lucha y por más que le supliqué, se marchó, no pudiendo develar el misterio que encierran mis dudas.

Mi rebelión es la única arma que poseo para combatir con el dolor, ese enemigo que todos queremos matar, pero que una y otra vez, toca a nuestras puertas y aunque no lo quieras dejar pasar, él te invade y rasga de tu mente los sueños para convertirse en su fantasmal dueño.

love-699480_1920Vamos corazón, confiesa tus culpas, mira que la existencia sin alegrías es injusta, que no puede haber un mañana sin el compromiso de paz; dime que lo que hoy estoy viviendo es una alucinación fugaz y que las sombras que me cubren, son parte de un disfraz que la vida me da.

¡Oh fuerzas mías! No me abandonen, siento que mil puñales atraviesan mis pensamientos y me sumergen en el horror, de no saber porqué me invaden tales sentimientos.

¿Por qué corazón?, ¿por qué me entregas a lo desconocido?, ¿por qué vivir pesadillas que me mantienen cautivo? Has hecho que se apague mi risa dando a mi rostro la expresión que tienen los días grises, y has transformado mis esperanzas en cenizas, para alejarme de las cosas que siempre quise. ¿Por qué me haces participe de un juego de azar?, ¿Por qué estar en un cortejo de un triste ceremonial?

Fuego que ya no volverá a ser porque el pasado que me pertenecía se esfuma y mis manos se quedan esperando impacientes sin poderlo detener. ¡Vamos!, entrégame lo que te llevaste, quítame el tormento de no saber lo que va a suceder, de ignorar a qué le debo temer.

¡Cállate!, no quiero escuchar palabras que pongan en duda mi fe, ¿Es que acaso todo mi sacrificio se ha perdido? Has puesto en  mis ojos una luz que quema, que hace derramar mis lágrimas y arrodillarme para implorar piedad, convirtiendo mi rezo en un llanto silencioso, para despedirme de las cosas que dejo atrás.eye-609987_1920

Hoy me dices que hemos de venir a la tierra para vivir una aventura incierta, que sabe su principio pero no su final; lugar de sorpresas del que no puedes escapar. Es un viaje largo que transcurre entre la brillantez y la penumbra, es el estar hoy aquí y mañana en la tumba.

Me inspiras miedo corazón, no sabía estos secretos tuyos, no sabía el poder que tienen los segundos para acabarlo todo, de la furia que desatan para dejar los anhelos mudos. ¡Qué daño me hace saberlo!, ¿Cuántas renuncias?, ¿Cuántos desengaños hay que padecer?, ¿Cuántas cosas nos pueden llevar a la locura?

¡Plegarias vengan a mí!, para que le den consuelo a un espíritu que está abatido, porque lo han despojado de sus ilusiones para entregarle imágenes de desesperación que oscurecen mi horizonte, haciendo que las horas que viví, sean visión remota de una aurora que llega a su fin.

Hoy me haces comprender que la balanza de la vida no se inclina siempre hacia el lado de la dicha, también se inclina hacia lo sombrío para terminar con la magia efímera de la felicidad, y dar comienzo a las tinieblas que acompañan a la nostalgia y la melancolía, reviviendo escenas que te conducen por senderos de agonía.

sad-729444_1920Así es el drama de la existencia, nos atrapa con vehemencia en la dimensión de aquello que renace y luego se destruye, de lo que nos calma y nos agobia, de lo que nos hace reír y también llorar; te brinda promesas que quedan por llegar y te llena de caprichos que nunca podrás pagar.

Pero yo te digo corazón mío, no puede haber dolores pasajeros cuando una historia humana es arruinada por una desventura inesperada, porque estás atado al delirio amargo de no saber cuándo de ese infierno, que hoy te consume, lograrás escapar. Golpes que te son infligidos como un torbellino voraz, para hacerte pensar en espejismos que no podrás contemplar.

¡Ay corazón! ¿Qué puedo hacer además de sacudir las espinas que me mantienen prisionero de esta miserable tiranía?, ¿Hasta cuándo se prolongará la ira que siento por esta gran pesadumbre?; ecos de mil ruegos que sucumben ante la frágil quimera de la eternidad. No hagas flaquear mis fortalezas ante invisible querellas que no puedo enterrar, ni me quites el aliento, porque todavía hay cosas por las que puedo suspirar.

¡Que vulnerables somos cuando el temor se hace aliado del dolor!, ¡Que inútiles son nuestros esfuerzos cuando la impotencia aparece, y sientes que quedas suspendido en la aridez de un grito de clemencia! Martirio que se repite a cada instante porque con tus alegrías es mezquino.

Corazón, dime ¿Cuánto más he de descender en mi gloria para hacerte saber que yo no soy al que tienes que vencer?, ¿No te das cuenta que la confusión me azota, me tortura y de mi quebranto se burla?

¡Qué abatido me siento!, no logro impedir que la verdad de esta reflexión me dé el descanso que alivia al guerrero; hay aflicción en mí, se hace pedazos mi fantasía y caigo en el desamparo que acompaña al que está derrotado. Agoniza mi rabia y se marchitan mis deseos para aferrarse al desconcierto, y fingir que mi llanto, fue sepultado con  mi sufrimiento.

No estoy enojado contigo corazón, solo que abandono mi soberbia y acabo con el ímpetu que se hundió en una lucha sin tregua. Rindo ante ti la espada como testimonio de un rencor que se ha deshecho, para que aparezca el dulce calor que hace sentir un ansiado perdón.  No me llames cobarde por llorar ante las migajas de un desasosiego que mansamente te entrego, para poder conciliar la paradoja, que las cosas son, para que dejen de ser.

heart-268151_1920

Libérame del castigo, me doblegaré ante la majestad de la sabiduría divina, rompe mis cadenas y déjame ir, porque hoy he descubierto que son muchas las barreras sensibles que enmascaran con acierto grandes ausencias, y nos animan a lamentar lo mucho o poco que hemos vivido, lamento que ensordece con un zumbido que lleva al arrebato, que de nosotros mismos nos hace dudar.

Sé que en algún lugar habrá un resplandor que ilumine el ocaso de nuestras duras caídas y batallas pérdidas. Sé que el pasado no puede regresar y hoy quiero encontrar el valor para construir de nuevo la vida, sin perder los recuerdos que el tiempo tiende a borrar, sin dejar los momentos que quiero recordar, sin alejarme de las cosas que quiero amar.

Algún día corazón, para cada uno de nosotros tendrá que bajar el telón, y aún así, la vida seguirá su rumbo hacia el infinito, pero entre la despedida y la partida y antes de poner fin a las páginas de la existencia, cada uno de nosotros habrá interpretado su particular concierto de lágrimas.

“Las lágrimas son el lenguaje mudo del dolor”. Voltaire

SIBONEY PÉREZ V.

Publicado en Coaching, Crecimiento Personal, Psicología | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

LA VIDA EN UN CÍRCULO DE AMOR

 Corazón

Hoy quiero contarles una historia personal e íntima que me marcó profundamente desde que me sucedió hace unos cuantos años atrás. Son de esas experiencias que te transforman para siempre y desde las cuales ya no hay puntos de retorno, a tus niveles de consciencia anteriores a dichas vivencias.

Corría el año 2001 y mi mamá así como el resto de mi familia, estaban viviendo en Maracaibo, Estado Zulia, en el occidente de Venezuela y yo vivía y sigo viviendo en Caracas, la capital.

No tengo por costumbre viajar en fechas de temporada alta debido a la gran movilización de personas y lo difícil que muchas veces resulta, trasladarse de un lugar a otro. Venía la época de carnavales, que son días feriados o festivos y yo no había hecho planes de ir para ningún lado. Repentinamente, tres días antes del asueto, me entró una desesperación y gran inquietud por ir a visitar a mi familia y muy especialmente, a mi mamá.

Comencé el trajinar para conseguir boletos aéreos, sin la esperanza de poder obtenerlos. Estuve en listas de espera hasta prácticamente la última hora, y después de mucha angustia, pude trasladarme a Maracaibo.

Mi mamá se sorprendió debido a que no le había hecho saber mis planes, solo le comenté que algo inexplicable dentro de mí me urgió e impulsó a estar con ella y que no encontraba la manera de descifrarlo o explicarlo. Que era un sentimiento muy fuerte que me sacudía y que no hubo forma de que yo pudiera resistirme.

Al día siguiente de mi llegada, mi mamá comenzó a quejarse de un fuerte dolor en una pierna, específicamente la pierna izquierda y a los pocos momentos se le puso de un color rojo intenso y comenzó a hincharse.

De inmediato la trasladamos a una clínica donde le realizaron todo un estudio para determinar las causas. El diagnóstico fue una “Troboflebitis Gangrenante”, es decir, un trombo  o coágulo sanguíneo que se forma en un vaso que se desprende y se desplaza por el cuerpo, en su caso, se desplazó para una de las extremidades inferiores.

Hubo que intervenirla de inmediato para evitar que el coágulo fuera al corazón, cerebro o pulmones, lo cual hubiese sido casi una muerte inminente.

Yo solo había preparado equipaje para tres días, y desde que se ingresó a mi mamá, permanecí en la clínica con ella por casi dos meses, debido a que hubo que operarla 11 veces para poder salvar la pierna y no tuviera que ser amputada, lo cual incluyó injertos de piel y la inconsciencia de mi mamá durante todo ese período.

Un día de tantos que estuvimos en la clínica, estaba sola con ella en la habitación, cuando observé que algo estaba mal, muy mal. Ya me sabía de memoria todos los procedimientos y rutinas que había que hacer con ella y cada mueca o gesto de dolor que emitía en su estado de inconsciencia, dado que no llegué a salir de esa habitación en ningún momento durante el tiempo que permanecí allí.

EmergenciaObservando a mi mamá, llamé de inmediato a la doctora y a la enfermera de turno. Le tomaron los signos vitales y la doctora dice con voz de desespero: -“Se nos está yendo, hay que hacerle una transfusión de inmediato y llevarla de nuevo al quirófano por la cantidad de sangre que está perdiendo”. Jamás se me olvidarán esas palabras y por mi mente comenzaron a pasar ráfagas de imágenes en cuestiones de microsegundos, siendo testigo del momento en que mi mamá se podría “ir”.

Llegó una enfermera y da la siguiente noticia en medio de la desesperación de la doctora y de la mía propia: – “No hay sangre en el banco de sangre, toda se consumió”. Imagínense mi angustia y desolación ante ese panorama, caótico, crítico, incierto y desesperante, con olor a muerte inminente. Lo único que recuerdo es haber expresado en esos instantes, desde lo más profundo de mi alma y corazón, estas palabras: – “Señor por algo estoy aquí, dame una señal”.

La doctora ordenó: -“Tenemos que conseguir sangre a como dé lugar, de lo contrario se nos muere”. Yo miré a la doctora y le dije: -“Tengo el mismo tipo de sangre que ella, ¡úsela!”. Ella me preguntó: -“¿Cuánto pesas y mides?”, le respondí: -“45 kgs y 1.54 mts”. Dijo: -“No eres apta para donar sangre, no tienes la suficiente talla y peso”. ¡Figúrense mi reacción!, “no era apta”. Le dije con determinación: -“Si mi sangre es la sangre que salvará a mi mamá de morir, hágalo, no se preocupe por mí”. Me preguntó: -“¿Estás segura que tienes el mismo tipo de sangre?, no hay tiempo para hacerle los exámenes serológicos a tu sangre”. -“estoy segura”, respondí.

De inmediato me trasladaron al banco de sangre, justo quedaba enfrente de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Recuerdo a la enfermera muy pendiente que a mí no me ocurriera nada, como mareos u otros síntomas, debido a la cantidad de sangre que me estaban extrayendo. Yo solo miraba la puerta de cuidados intensivos y le repetía a ella: -“No me pasará nada, no me pasará nada, estoy bien porque esta es la sangre que salvará a mi mamá”.

Transfusión

Esa noche, debido a concesiones especiales, toda mi familia y yo pudimos entrar a la  UCI, uno por uno, a despedirnos de mi mamá, porque comenzaban las horas críticas para ella y para nosotros, una “desesperada espera”.

Transcurrieron los días, que se convirtieron en tres meses, donde incluso se le dieron los “Santos Óleos”.

MadreMi mamá murió 12 años después de estos sucesos narrados, en el año 2013 a la edad de 85 años (Q.E.P.D). Cuando el Señor la llamó a su lado, mi espíritu solo pudo decirle a su propio espíritu: – “Nuestras vidas están unidas en un círculo de amor”.

Comprendí que el regalo de la vida que mi mamá me había dado, se lo había retornado envuelto en lazos de amor, gratitud y entrega y con la certeza que todo se devuelve de alguna manera, que nuestro círculo se había completado y que nuestra sangre, doblemente compartida, nos había unido cada día más.

Escuchar la voz de la intuición, con el tiempo comprendí que ella fue que me dirigió hasta Maracaibo, es escuchar a nuestro ser interior que nos habla en un lenguaje misterioso y donde Dios o esa fuerza superior en la que uno crea, te pone en el lugar donde debes estar en un momento.

Permanece atento a esa voz para guiarte en tus acciones y escoger el rumbo que debas escoger. No existen las casualidades, existen causalidades.

SIBONEY PÉREZ V.

 

 

 

 

Publicado en Coaching, Crecimiento Personal, Psicología | Etiquetado , , , , , , , , , | 2 comentarios

HIPOCONDRÍA. PROGRAMA SOLUCIONES

Gracias por siempre acompañarme amigos. Aquí les publico los videos de la entrevista que me realizaron el programa Soluciones del canal Goblovisión.

La hipocondría es una trastorno donde los síntomas físicos vienen acompañados del pensamiento. Es sentir temor a padecer alguna enfermedad.

Dolor de un hipocondríaco es real, pero la causa es psicológica

 

 

Hipocondría es un miedo irracional que no puede ser rebatido por la lógica

Conozca las consecuencias más graves de la hipocondría

 

 

Publicado en Crecimiento Personal, Psicología | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

TALLER DE GESTIÓN EMOCIONAL

Nuestro próximos encuentros son el 09, 16 y 23 de Julio de 2016 en Caracas-Venezuela

En este taller aprenderás cómo sacar la basura emocional de tu vida y obtendrás herramientas para entrar en un profundo autoconocimiento, que te ayudará a tener una vida integral y plena…No te lo pierdas, apúntate aquí:

https://www.co-alas.com/gestioacuten-de-emociones.html

1108497

Publicado en Coaching, Crecimiento Personal | Deja un comentario

EL BAILE DE LAS MARIONETAS

Diariamente en mi consulta atiendo personas que están experimentando sufrimiento y dolor a causa de no saber o no poder manejar los desafíos que a diario hay que enfrentar, no saben o no pueden lidiar con las decisiones que, bajo la forma de “ilusiones”, han tomado, lo cual les lleva a vivir una cotidianidad vacía, de desesperación y confusión; experimentan sentimientos de aniquilación y minusvalía al permanecer en círculos viciosos y viscosos, castrantes y limitantes. Hay una gran aflicción  y una sensación de falta de rumbo vital, de carencia y abandono.

soledadEs de esa forma que su sentido de vida va perdiendo cada vez más significado y propósito, pues permanecen atrapados en una “zona de seguridad” que no les permite ver salidas u opciones a su propia desdicha construida, muros psicológicos muchas veces más difíciles de derrumbar que los muros físicos.

Aquí entran en juego una serie de aspectos que vale la pena destacar y que en la medida que sean trabajados y mejorados, darán como resultado un YO, una identidad más fortalecida y con mayores recursos, para encontrar opciones de vida más nutritivas y enriquecedoras que proporcionen bienestar y plenitud.

Esos elementos a los que me refiero son, en primer lugar, EL AUTOCONOCIMIENTO. En este sentido, es sumamente importante que las personas que se encuentran en su propia cárcel psicológica, comiencen atreverse a dar los pasos, por pequeños que sean, en la dirección y orientación de conocerse, de mirar de manera, si se quiere descarnada, su propia interioridad, sus propias luces y sombras: Conocer todas las partes que componen su persona; de esa forma, podrán ir desgranando, limpiando y desechando lo que no se adecúa, sirve o es útil para ese bienestar y así quedarse con aquellos aspectos que sientan que son sanos, constructivos, potenciadores y apalancadores para salir de dicha prisión psicológica.

El segundo elemento que quiero destacar es el del AUTOCONCEPTO. Con esto me refiero a toda la constelación de creencias y pensamientos que estas personas tienen de sí mismas y que se manifiestan y expresan en conductas, comportamientos y acciones. Las creencias que prevalecen generalmente son de incapacidad, impotencia y no merecimiento, lo cual las deja abatidas y desechas, hundiéndose cada vez más en su propia marchitez y aridez física, mental, emocional y espiritual. Bajo estas circunstancias, es muy fácil que se llegue al colapso y derrumbe de todos los sistemas de apoyo y sostén psicológico. Surgen enfermedades, dolencias y las somatizaciones por no haber un cauce, un drenaje y un escape ante tanta desesperanza abrumadora. La mayoría de las veces pueden estar conscientes de este cerco limitante y sin embargo, no tienen las fuerzas para tomar acciones o las retardan, entregándose a la resignación y a la conformidad. El precio que se paga es muy elevado porque se hace a través del martirio, el tormento y un profundo malestar que las anula como personas.

agradecerOtro elemento a considerar para que puedan tener una ruta de escape de estos círculos nocivos y para que puedan sentir que encuentran serenidad y paz en su vivir, es la AUTOEVALUACIÓN. Con esto me refiero a la capacidad interna de revisar, examinar las cosas y las situaciones y el modo de actuar frente a ellas. Es saber detectar lo que les proporciona dolor, insatisfacción, pérdidas, para alejarse de ellas y buscar otros modos más convenientes. Es solicitar la ayuda que consideren necesaria. Es determinar fortalezas, recursos, energías para reagrupar y configurar condiciones que apoyen la vitalidad, para reanimarse y recobrar la consciencia de hacer algo positivo para su propio bienestar.

Esta capacidad de autoevaluación es dinámica por cuanto, de alguna manera, estas personas son capaces de externalizar su propio mundo interno, sus vivencias, sus propias cualidades psíquicas. Ellas tienen que aprender a definir y fijar límites y ser flexibles, dado que muchas veces es la propia rigidez psicológica las que no les permite accionar y librarse de su propio yugo emocional. Las consecuencias de esto es una profunda inseguridad que se manifiesta en un YO débil, disminuido y desvalido, y es así como no pueden huir de su tortuosa realidad.

El cuarto elemento que quiero mencionar es el que tiene que ver con la AUTOACEPTACIÓN. Este aspecto se relaciona con la administración y reconocimiento de todas las partas que conforman el Ser, es decir, las partes de ellas mismas como un hecho. En otras palabras, nos revela la relación de la persona consigo misma y su capacidad para integrar todos esos rasgos. Aquí entran en juego el rechazo a los propios sentimientos y emociones, la actitud frente a los problemas, obstáculos o bloqueos, incluso nos revela cómo la persona organiza su vida. En muchos casos, hay demasiada severidad para aceptar los aspectos propios, configurando patrones muy normativos que incluso pueden afectar sus niveles de aspiraciones, conformándose con muy poco, porque están convencidas que es lo que se merecen o colocan tan altos niveles de exigencias, que nada ni nadie los satisface.

grupo

El quinto elemento a considerar se refiere al AUTORRESPETO. Es la forma en que buscan satisfacer sus propias necesidades. Es expresar y manejar en forma conveniente todo el mundo emocional y sentimental. En este sentido, estas personas lo expresan o manifiestan de forma inadecuada, culpando a los otros, sean éstos sus padres, parejas, hijos, jefes, etc. de sus fracaso, errores y desatinos. No toman y asumen la responsabilidad de encontrarse en esas situaciones debido a sus propias decisiones y escogencias. Las expresiones emocionales son lábiles, inestables y pendulares. Hay rabia, tristeza, llanto, desasosiego debido a los sentimientos de incapacidad para salir de las situaciones de confinamiento propio y autoimpuesto. Hay una inestabilidad afectiva y ambivalencia que se manifiesta en muchas de las áreas de funcionamiento psicológico y  una disfunción del sistema de regulación emocional, que las lleva a presentar una elevada reactividad del estado de ánimo.

Hay pérdida del amor propio y muchos comportamientos de sumisión y aislamiento, permaneciendo en un pozo fangoso y movedizo. Al no haber autorrespeto, predominan los sentimientos de anulación, aniquilación y depresión. Creen y piensan que están evitando el dolor y el sufrimiento y sucede exactamente lo contrario, lo aumentan y por ende, aumentan su sentimiento de incapacidad e impotencia. El deseo de cambiar una experiencia dolorosa tiene que equilibrarse con el correspondiente esfuerzo por aprender a aceptar el dolor inevitable que conlleva la vida. El dolor sumado a la resistencia es igual a sufrimiento. Estas personas tienen que aprender a reconciliarse con sus emociones y sus experiencias.

De alguna manera, casi siempre, inadecuada y desadaptativa, buscan que los otros los valoren, los acepten y los reconozcan. Es sabido que los demás, los otros, no podrán darles lo que ellos mismos no son capaces de entregarse a sí mismos y por ello, establecen relaciones destructivas con personas que las “saquean” y arruinan emocionalmente, que las llevan a sentirse desgraciadas, desoladas y disminuidas como seres humanos.

Por último, se encuentra como elemento a considerar, la AUTOESTIMA. Viene a ser una síntesis e integración de todos los anteriores. Para que exista una buena autoestima, felicidad2todos ellos deben estar presentes de una manera adaptativa, positiva y en alto grado. Estas personas la tienen casi nula o muy distorsionada y por ello se aferran a condiciones tóxicas, aberrantes y sórdidas con tal de no perder lo poco que tienen. Se tratan a sí mismas de forma insatisfactoria, inadecuada y en la mayoría de los casos, castigándose y agrediéndose; despreciándose o maltratándose, y esto por lo tanto, abre las puertas y coloca las condiciones para que los demás crean y se sientan con el derecho de hacerlo también. Buscan cumplir con su propia profecía.

Es así como los días de estas personas van pasando y van dejando de intentar hacer algo mejor por ellas y para ellas mismas, enterrándose en un mundo oscuro y lúgubre. Dejan de soñar y la rutina hace desaparecer los anhelos y deseos de cambiar. Pierden demasiado al permitir que el miedo se apodere y robe sus vidas.

Abandonan los motivos que le dan sustancia al significado de su existencia, viviendo presos de sí mismos y a merced de los demás. Crean todo un modo de vida de culpa, castigo, minusvalía, desamparo y anulación psicológica.

La dignidad como persona la pierden y es cuando ellas mismas protagonizan una historia conocida, que por vivirla y sentirla, las convierte en tristes, pobres y patéticos personajes que se suman al cortejo de un baile de marionetas, sin rumbo, sin orientación, sin brújula y sentido, permitiendo que los hilos de su vida estén bajo el control de las circunstancias, de otras personas o del azar.

Si quieres dejar de bailar con las marionetas, decide cambiar y actúa en pro de tu bienestar. Este es el único precio que tienes que pagar. La personalidad sana se caracteriza por un sentido de identidad personal íntegro que se manifiesta en la capacidad para afrontar el ambiente y sus cambios de manera flexible y adaptativa. Solo desde la aceptación será posible el cambio.

“La desesperación es el dolor de los débiles” Jean Dolent

SIBONEY PÉREZ V.

Publicado en Coaching, Crecimiento Personal | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

BITÁCORA DEL GUERRERO APRENDIZ Y SU TRAVESÍA POR LAS MAESTRÍAS DE LA TRANSFORMACIÓN PERSONAL

La vida es sobre recuperar nuestro poder personal impidiendo que la ilusión se lo lleve. Ser un Guerrero es traer equilibrio para uno mismo y con esperanza que se la puedas transmitir a otros que conozcas. Es sobre no creer todo lo que otros te dicen que ha funcionado en su realidad, sino encontrar tu propia verdad. Es sobre escuchar tu voz interior, guía superior, tu alma. Es entonces cuando recuperas tu poder personal e identidad. Te vuelves el Guerrero que se ha liberado.

El Camino del Guerrero es actuar con coraje, enfoque y amor, a pesar de la situación a nuestro alrededor. El Camino del Guerrero provee una oportunidad de experimentar nuestra habilidad para crear nuestro propio destino en cada momento, resultando en una vida de poder y decisión.

Mi interpretación del poder personal del Guerrero, lo plasmo en este video.

Vídeo | Publicado el por | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

SENTIMIENTOS VENDIDOS AL MEJOR POSTOR

siluets-725508_1920Hace unos días me encontraba en la sala de espera de un consultorio médico, a los pocos minutos de estar ahí, se sentó a mi lado una señora a la que le calculé unos 45 años de edad, sin embargo, creo que la vida ha hecho estragos en su rostro, por lo que tal vez pudiera tener menos edad de la que aparentaba.

No tardó mucho tiempo en que entablara conversación conmigo. Siempre he pensado que cuando coincidimos en tiempo y lugar con los demás y hay alguna clase de contacto, cualquiera que sea su naturaleza, es por algo, aunque en ese momento no podamos interpretar el encuentro. Las antesalas de los consultorios ofrecen esa posibilidad de intercambios con personas pasajeras, con las cuales tendremos tal vez, ese único y último encuentro.

Comenzó a relatarme la reciente historia de su vida, como si quisiera descifrar un enigma que arrastraba por un largo tiempo. Sentí que necesitaba ser escuchada antes que otra cosa, sostenía un soliloquio con ella misma y su mirada se posaba en el vacío mientras hablaba. Era como si estuviera observando su propia película y ella asistiera como espectadora.

En esos momentos de estar escuchándola, pedía que no llegara mi turno para no dejarla sola con sus pensamientos y con su posible drama existencial. Tenía a mi lado a un ser humano, cuyo sufrimiento, brotaba con cada palabra y suspiro que emanaba desde lo profundo de su sentir.

Escuché con suma atención su relato, el cual dejó en mí una sensación de haber escuchado a una persona que va por la vida siendo la imagen de la nada, que ha abandonado sueños y que de alguna manera anticipa la muerte, muerte de ilusiones, de proyectos. Una persona que por diversas razones perdió las esperanzas de amar y ser amada. Una persona que perdió todo, desde su salud hasta su dignidad, por jugar un juego peligroso en que lo apostó todo.

Nunca supe su nombre (la llamaré Sra. XX) y no sé si la volveré a ver, sin embargo, agradezco de forma sincera el haber sido yo la persona que la escuchó sin proponérmelo, de haber sido el vehículo para que drenara su angustia, para que narrara su propia vida y de alguna forma encontrara alivio, aunque fuera momentáneo (la Sra. XX nunca supo que soy psicóloga).

Estas reflexiones que plasmo en estas líneas, están basadas en su historia personal.

Muchas gracias Sra. XX por haber compartido unos momentos de su vida conmigo. Deseo que el relato de su historia sirva de inspiración para que otros puedan encontrar  y tener relaciones sanas, constructivas y maduras, para que puedan hacer de su vida un gozo y disfrute para compartir y el sentir de la felicidad.

girl-218706_1920La Sra. XX es de esas personas que van por la vida jugando con los sentimientos y emociones de los demás, porque están buscando en esos seres, lo que ellas no guardan dentro de sí mismas, van liquidando sus sentimientos, van engañando y engañándose, creyendo que por “venderse u ofrecerse a un mejor postor”, serán felices e imaginando que su historia personal tendrá un final feliz de cuento infantil.

Buscan y esperan encontrar que otros satisfagan sus déficits y carencias, no sólo físicas y emocionales, sino también espirituales, escudándose y escondiéndose para ello, en esperar o pedir perdón por los pecados y ofensas cometidas, de manera de aliviar sus profundos sentimientos de culpa.  

Después que se ha jugado con los sentimientos y emociones de las personas, tratar de enmendar las heridas no es como lavar la ropa o limpiar la casa. Las palabras y los actos traen consecuencias, ellas nos definen como seres humanos y crean realidades para bien o para mal. No basta con decir “lo siento”, “lo lamento”, “mil disculpas”, “la verdad no lo hubiese querido así”, “perdóname”, y otras tantas expresiones dichas para salir del paso, sin real y verdaderamente sentirlas. Palabras dichas para sentirse mejor ante ellas mismas y poder ponerse una máscara y un disfraz de buenas personas cuando se miran al espejo.

Estas personas creen que porque explícitamente digan que quieren esto o aquello de una relación, será otorgado automáticamente, sin trabajarlo, sin ganárselo. El planteamiento que hacen es algo similar a esto: “yo quiero esto y si tu quieres lo mismo, sigamos adelante”. Es un intercambio puro y netamente “comercial”, la relación concebida como un “negocio”, donde primero se ve “la cuenta”(cualquiera que se tenga en mente), y de cómo puede abonar a la mía (yo veré si puedo abonar a la tuya), después veremos si viene el afecto, los sentimientos, la conexión o el amor, no al revés. Es decir, establecen una relación afincándose en una función solamente instrumental, estilo “Pragma“, un nexo puramente pragmático, utilitario, fríamente calculado. Estas personas creen que realmente aman, y lo hacen, solo que a ellas mismas y de una manera distorsionada.

El origen más básico del amor, se encuentra en el apego, y éste a su vez se origina en el período de la infancia. En esa época es cuando se aprende a dar y a recibir, donde se conoce la intimidad y la distancia, la aceptación y el rechazo, los cuidados y las carencias y la sensación de pertenencia.

despair-513528_1920

Se pueden formar varias clases de apego, y el tipo de apego que se desarrolla en etapas ulteriores, dice mucho de cómo es una persona cuando es adulta y de cómo son las relaciones que establece. Desde este punto de vista, la clase de apego nos dice si una persona se siente merecedora de amor, puesto que la capacidad de amar, no la de jugar al amor o jugar con los sentimientos de los otros, depende en última instancia de si tiene una autoimagen positiva.

Esencialmente, los sentimientos que experimenta una persona durante su infancia son una interacción entre su propio yo y su entorno más cercano. Cuando la experiencia original de un niño o una niña con sus padres, fue negativa y dolorosa, recurrirá a las mismas defensas siendo adulto, y una de estas defensas psicológicas es la proyección, es decir, “el otro no me complace”, “no me llena”, “no me satisface”, “no está a mi altura”, “no me gusta lo que veo”, “quiero a mi lado alguien importante”, “no eres lo que yo esperaba o creía” y un largo etcétera que describe a una persona narcisista y necesitada de atención, la cual busca yendo de relación en relación, aunque puedan éstas ser tóxicas, destructivas o enfermizas.

Ahora bien, una de las características de las personas psicológicamente maduras, es la capacidad de aceptar su responsabilidad con respecto a sus actos y no culpar a los demás, o dirigir sus propias deficiencias y carencias al otro: “tú no eres esto”, “tú no eres aquello”, “cambia esto que no me gusta de ti” y un sin fin de críticas que tienen más que ver con su propia imagen que con lo que el otro es.

Aquellos adultos a los que les ha faltado afecto durante su niñez, están hambrientos, sedientos de él, y por conseguirlo, están dispuestos hacer de todo. Llegan a convertirse incluso en personas promiscuas, adictas al sexo y a mantener relaciones vacías y superficiales, pagando un costo demasiado alto. Estos hombres y mujeres han sido desatendidos por sus padres o por los sustitutos de éstos, y aunque los hayan cuidado bien físicamente, no les dieron cariño, no los reafirmaron como personas y posiblemente, los criticaron duramente, por lo que su autoestima hace que les sea difícil conservar el amor, una relación de afecto, no un “intercambio comercial o un negocio” y entonces entran en un juego que por adictivo, se convierte en tóxico y caótico.

Detrás de la máscara de satisfacción y de sentirse bien con la persona de “turno”, se love-1003645_1920encuentra una persona necesitada, que ansía a toda costa, aún vendiendo su cuerpo, alma y corazón al mejor postor, ser cuidada y amada; su máscara son sus conductas disfuncionales, sus estados emocionales tan cambiantes, inestables como inexplicables, ya que posee una estructura de personalidad errática que se perturba a sí misma.

Se entrega a cualquier intercambio de afecto con tal de poder mostrarse con alguien a su lado, sólo por el hecho de sentirse libre y sin máscaras, pero lo que REALMENTE muestra es una fachada de carencia, de un yo profundamente herido, un niño o una niña interior que pide atención a gritos.

El amor verdadero no se corrompe, no se vende, no se entrega al mejor postor.

“El dejar de querer mal, es principio de querer bien”. Ercilla.

“No hay más que una clase de amor, pero hay mil copias diferentes”. La Rochefoucauld.

“No puede amar a otro el que a sí no se ama, ni amarse el que a sí no se conoce”. Quevedo.

SIBONEY PÉREZ V.

Publicado en Coaching, Psicología | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario