CANTO DE MELANCOLÍA

Escucho en el aire un concierto de violines y veo mil mariposas posarse en las flores de los jardines, y siguiendo este hermoso vals, se refleja en el horizonte el resplandor del sol y sus rayos llegan hasta mi lejano y triste farol. Entre la espuma de las blancas nubes siento que la ilusión de los sentidos con el transcurrir del tiempo, se esfuma.

manoEntre mis manos tengo un manojo de ingratos recuerdos y es tanto mi sufrimiento, que de mi sonrisa cruelmente me despojo. Lanzo al firmamento mi suspiro eterno y quiero en una estrella dejar mi sombra y en silencio, convertirme en estela de un viajero que de el mundo está sediento.

Pasajero que tiene en el alma tristeza y camina sin rumbo fijo en una turbia corriente, busca la belleza y no la encuentra porque es muy profundo el pozo de su agonía.

En la estancia se opaca mi fantasía y mi pequeña ilusión queda dormida, y sé que es grande la distancia, porque mi felicidad está escondida.

Sueño con el cielo y que en la fuente celestial me convierto en virgen y al mirarme en el transparente velo, veo que mi muerte junto con los ángeles por mí, gimen y cuando vuelvo a la realidad, de mi pecho se ha escapado mi anhelo.

Busco en el refugio mortal mi sombra de tristeza y pienso que es una locura vivir en un futuro que no es total y que con dulzura me sabe mentir.

Caigo en un inmenso abismo detrás de la pared de un atardecer y por mi insensato egoísmo, se apaga mi ser y no lo puedo mirar con indiferencia porque mi corazón habla, y en el olvido de un otoño, mi existencia se acaba. Todo lo he perdido, hasta mi libertad en una gran cascada, ningún retoño he dejado y mi ternura queda frustrada.

nostalgia1

Yo solía decir “es hermoso el mundo” y el eco lo susurraba en la lejanía, en la montaña se podía contemplar que lloraba mi estadía. En el sentimiento efímero, mi corazón queda muerto porque la luna no lo puede iluminar.

Es largo el camino de la muerte, y entre sus tinieblas quedo perdida, pero prefiero seguir entre sus arenas, que tener que vivir un amargo sueño que deja huellas de herida. Ahora viene el olvido de una oscura ilusión y junto al sueño prometido, se muere mi canción.

En esta soledad despiadada, queda la duda de lo vivido y por cadenas quedo atada, a la dura verdad de lo querido.

Lentamente me voy de manera imaginaria a la eternidad, y recito con nostalgia en la profunda lejanía, los tristes fragmentos de un canto lleno de melancolía.

Es un canto lleno de melancolía porque la laguna de mis ojos se extingue y se evapora, dejando secas todas mis horas de poca alegría y que me deja a merced de un viento que poco a poco me devora.

Estoy triste, y de mis entrañas surge la música de un arpa y mi mente se sumerge en su delicada maraña, y cual barco que zarpa de puerto dejando olas en el mar, mi pensamiento fugazmente como una gaviota se echa a volar.

Lloro y río, y de mi llanto bebo la copa vacía de una melodía y de mi sonrisa escribo una poesía que se convierte en un canto lleno de melancolía.

melancolia-d52cc937-705d-4569-868b-fea059e7561a.jpg

SIBONEY PÉREZ V. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Coaching, Crecimiento Personal y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s