DESCUBRIENDO LA MISIÓN PERSONAL Y EL SENTIDO DE NUESTRA EXISTENCIA II

Hace dos meses comencé con esta serie acerca de descubrir la misión personal y el sentido de nuestra existencia. Hoy quiero continuar dándote varios elementos y claves que puedan orientarte para que tú consigas la tuya y puedas de esta manera, sentirte realizado.

En mi trabajo como psicólogo y como coach, me he encontrado personas que la han descubierto y muchos otros, que la siguen buscando. Tal vez te preguntes ¿qué hace que algunos logren descubrirla y otros, pueden pasar toda la vida sin encontrarla? Es una incógnita lo que hace que esto sea así. Sin embargo, quiero hablarte de los obstáculos y desafíos que se nos pueden presentar durante este proceso de descubrir cuál es nuestra misión personal.

images (1)

Hay muchas personas que no son o están conscientes que vinieron a esta vida a cumplir una misión y por lo tanto, sus días se desarrollan sin pasión, arrastrada por el peso y el paso de la rutina diaria. Se sienten satisfechos, en apariencia, con su monotonía y opacidad en ella. Sin embargo, su misión, aunque no la reconozcan, los persigue en forma de sueños, fantasías de manera insistente. Pueden incluso experimentar una cierta desazón que, algunas veces, los lleva a ataques de ansiedad y depresión. Pero ella está allí, presente de manera inconsciente y actuando desde la sombra, de hecho, se convierte en la sombra o en parte de ella.

Hay otro grupo de personas que tienen problemas para descubrirla y perseguirla, otros, se sienten cómodos y satisfechos sólo con el compromiso, cumpliéndola de manera tangencial o indirectamente a través de otros, como el cónyuge, los hijos o en tareas que los acerquen a ella. Y existen otros que habiéndola encontrado, la abandonan para posteriormente sentirse insatisfechos consigo mismos. También están aquellos que se han negado a obedecer su llamado.

Lo cierto es que así como no podemos escapar del paso del tiempo, tampoco podemos escapar a nuestra misión. O la realizamos de manera voluntaria y aquiescente o bien, nos veremos atraídos por ella de una manera irremediable y a la fuerza. Por supuesto que aquí está implicado el libre albedrío y libertad personal para decidir qué hacer o no hacer, podemos rebelarnos y rechazar cumplirla, pero el precio que se pagará será muy alto.

images¿De qué forma nos resistimos a cumplir con nuestra misión y sentido de existencia?

Hay varias formas u obstáculos que se interponen en su búsqueda y alcance que debemos tener en cuenta:

  • La realidad que nos toca vivir en un momento dado. Muchas veces los problemas reales, que pueden ser temporales o permanentes, frustran nuestra búsqueda o la retrasan, entre ellos están, las enfermedades, necesidades económicas, responsabilidades, el aislamiento, falta de preparación y de competencias y otras más. Estas limitaciones son verdaderas y existen, no obstante, también pueden servir de estímulo y acicate para las personas que a pesar de ellas, deciden llevarla a cabo sin importar lo que cueste.

  • Nuestras creencias. Ellas son la certeza absoluta que tenemos acerca de lo que significa algo para nosotros y que asumimos como una convicción y verdad irrefutables, cuando en realidad no lo son. Hay creencias que nos empoderan y creencias que nos limitan a la hora de encontrar nuestro sentido de existencia .

Tenemos que buscar y descubrir nuestra misión, ahondando en ellas y yendo más allá de un mero razonamiento y análisis intelectual. Encontrar el sentido de la propia vida está representado por encontrar esa misión personal, y cada quien debe descubrir la suya propia. Tenemos que descubrir que nos enciende, apasiona, estimula, nos entusiasma, nos hace sentir creativos e inmensamente satisfechos cuando le entregamos y damos al mundo una contribución única. Somos libres de escoger nuestro destino de acuerdo con nuestro ser auténtico y debemos ser responsables de asumir las consecuencias de esa escogencia.

Ciertamente que esta búsqueda puede generar ansiedad, temor, incertidumbre, pues nos enfrentamos a lo desconocido y no podemos predecir a dónde nos llevará una determinada elección; podemos cometer errores, sentir que fracasamos y todo esto nos lleva a exigirnos mucho de nosotros. Podemos creer que si podremos o por el contrario, darnos por vencidos ante las primeras piedras del camino.

6-Razones-Por-Las-Que-El-Fracaso-Fortalece

Sin embargo, cuando estamos verdaderamente comprometidos y enganchados con esa misión de vida, sentimos que estos temores se disipan poco a poco y le van dando lugar a la satisfacción y al sentimiento de plenitud y armonía interior. Hay una verdadera transformación de esos miedos y temores en un entusiasmo apasionado y renovado.

Aquí es importante tener en cuenta que si los temores, la ansiedad y el sufrimiento persisten, deben ser tomados como una señal que no estamos en el camino adecuado para nosotros y hay que tomar una nueva dirección. El descubrimiento y la realización de tu misión sólo pueden traer como resultado alegría, felicidad, creatividad y un deseo profundo de vivir más plenamente, es seguir el impulso de tu corazón.  

 

  • La resistencia psicológica. Aquí entran en juego factores inconscientes en nosotros mismos que manifiestan su desaprobación frente al proyecto consciente. Es importante comprender el mensaje que nuestra resistencia nos transmite a nosotros mismos, de alguna manera nos dice que el objetivo que tenemos en la mira no contempla todas las necesidades, es decir, no es del todo ecológica para con nosotros mismos o para con los demás.

 

La resistencia nos revela que debemos hacer cambios grandes, y tal vez, drásticos en nuestras vidas. La walking-alone1resistencia también nos indica que podemos estar aproximándonos a algo importante para nosotros. Debemos aceptarla, acogerla, dejar que surja, darle identidad y convertirla en una aliada para que nos ayude a discernir y a cumplir con nuestra verdadera misión de vida y sentido de existencia.

En la próxima entrega te hablaré sobre las transiciones por las que debemos pasar para poder encontrar nuestra misión.

“Las pasiones son los viajes del corazón”. Paul Morand

SIBONEY PÉREZ V.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Coaching, Crecimiento Personal, Psicología y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s