REGALO DE CUMPLEAÑOS

240_f_145702232_duzwxyan1wrssflgz5b1culozioqj4dn.jpg

Hoy es un día más de tantos que tiene el año, pero no es igual que todos porque hoy es un día especial para ti, por ser el día de tu cumpleaños.

¡Cuántas cosas quisiera obsequiarte y ofrendarte para que recuerdes este día!, pero ya ves, he venido a tu encuentro con las manos vacías, ábrelas y verás que no hay nada en ellas, ningún presente, ninguna sorpresa, ni siquiera una tarjeta.

No es porque no haya cosas en este mundo que pudiera regalarte o que unas cuantas monedas no pudieran comprar. Sí las hay, y muchas, solo que lo que yo quiero regalarte no lo hay en las tiendas y no existe el papel con el que lo pudiera envolver; porque lo que yo quiero darte no se compra, no se vende, tan solo se vive y se siente.

Pude preguntarte lo que querías que yo te regalara y tú darme tantas respuestas como cosas desearas, pero no hubo necesidad de preguntarlo o que tú me lo dijeras.

Hoy miro el pasado a través del prisma del tiempo y remonto mis recuerdos a años casi enterrados, años en los cuales estuvimos compartiendo sueños, ilusiones, desencantos y realidades, dudas y secretos.

Desde esos días han pasado tantas cosas, unas buenas y otras malas, pero cada una de ellas nos fue uniendo más, a tal punto, que el afecto y la comprensión no han menguado en su intensidad, aunque si ha variado en su forma de expresión.

¿Qué ha hecho que estos sentimientos hayan perdurado con el correr del tiempo? Muchas cosas, todas ellas intangibles, inmensurables, imponderables, pero todas logradas con esmero, esfuerzo y paciencia y, sobre todo, por la cualidad de dar sin esperar nada, sin exigir, sin demandar, sin transformar nuestra individualidad. Cualidad que nos ha permitido sentirnos libres para ser lo que realmente somos, sin mentiras, sin engaños; sabiendo a ciencia cierta que esperar de cada uno, porque no existen trampas ni arenas movedizas.

Yo estoy segura de que todo esto que te digo tú lo sabes y también sabes lo que quiero regalarte, pero a veces las cosas, aunque las sepamos, queremos oírlas porque así se convierten en testimonios fieles de nuestros sentimientos y en eco de las palabras que dice el corazón.

Hoy no tengo un obsequio para darte, ni siquiera traigo una vela de cumpleaños que pudiera encender para que conmigo la apagaras; solo tengo para ofrecerte hoy y siempre, el refugio y el calor de mi afecto que nunca podrá ser igualado por tantas velas, como en tu vida, vayas apagando.

Hoy pido al Gran Custodio que me conceda suficiente tiempo para compartir contigo y que, así como compartimos la primavera de nuestros primeros años, podamos compartir, en ese futuro incierto, el otoño de nuestros últimos años y poder recordar entonces que se labró un pedazo de historia que juntos se vivió.

¿Qué quiero regalarte? Salud, felicidad y el logro de tus deseos, y mientras esas cosas dependan de mí, te las regalaré, no solo hoy que es tu cumpleaños, sino siempre porque:

Ningún lugar está lejos, cuando el amor es sincero.

Ningún lugar está lejos, porque el amor verdadero siempre está cerca.

¡FELIZ DÍA DE CUMPLEAÑOS!

regalo-e1423784396696.jpg

“El amor vive más de lo que da que de lo que recibe”. Concepción Arenal

SIBONEY PÉREZ V.  

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Coaching, Crecimiento Personal, Pareja, Psicología y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s