UN ORÁCULO PERSONAL

Desde tiempos remotos el hombre incesantemente ha buscado las maneras y vías de intentar predecir el futuro o al menos, tener un esbozo o idea de lo que le deparará. Para ello, ha recurrido a diferentes “métodos” de aproximación: el Tarot, la borra de café, lectura del tabaco, de las líneas de las manos, interpretación de los sueños por personal no calificado, el I Ching y una gama amplia de diversos oráculos que los ayuden a tener alguna perspectiva sobre problemas o respuestas a ciertas preguntas difíciles o atemorizantes. El más famoso de todos estos oráculos es el Oráculo de Delfos.

destinoTodos, independientemente de la cultura en la cual se originaron, surgieron con un propósito, la de formularnos preguntas para tratar de encontrar las respuestas, y si son las correctas, mejor todavía.

Ahora bien, sin querer irrespetar las enseñanzas y sabiduría popular y ancestral, para  buscar las respuestas que queremos, hay otras formas más directas, modernas, sistemáticas, comprobadas, y sobretodo, fundamentadas y  apoyadas en principios lógicos que nos conducirán a lo que buscamos.

Creer qué hay alguien externo a nosotros que tiene todas las respuestas que uno necesita, nos coloca en una posición de vulnerabilidad e inseguridad. Cuando nos formulamos las preguntas a nosotros mismos, mirando nuestro interior sin ningún maquillaje o máscara, estamos dando un paso esencial para impulsar y avanzar en nuestra vida.

Cuando tomamos conciencia de nosotros mismos, ya estamos en el camino de la transformación. Vencernos a nosotros mismos es ganar una batalla con la actitud correcta para predisponernos a que nos sucedan cosas buenas. Muchas veces los problemas no son problemas verdaderos o reales, sino las actitudes a las que insistimos en aferrarnos. Es básicamente, cambiar nuestra conducta o enfrentar creencias negativas y las emociones que las sustentan.

Formularnos preguntas requiere de uno mismo un gran esfuerzo y mucha amenaza a nuestra estabilidad y zona de confort o de seguridad, muchas veces, son bloqueos y autosabotajes para buscar soluciones y conseguir lo que queremos lograr. Otras veces, no nos hacemos preguntas para no cuestionar la realidad, porque nos da temor, por no decir pánico, de saber verdaderamente las respuestas.

Cuando nos hacemos preguntas, posiblemente encontremos la respuesta a por qué algo nos salió mal, para esclarecer y perfeccionar nuestro estilo de vida, para definir los Cual es el proposito del destinoobjetivos y sueños o para resolver problemas cotidianos. Es una forma de encarar las situaciones o temas de una manera práctica y mucho más realista.

Con las preguntas aprendemos a transformar los problemas, los volvemos más fáciles de manejar y por lo tanto, estamos más cerca de solucionarlos.

¿CUÁLES SON LAS RESPUESTAS QUE BUSCAMOS?

Lo importante es hacernos un hábito de formularnos preguntas diariamente para profundizar en nuestro propio conocimiento, en nuestro mundo interior, en nuestra esencia, entre ellas y a modo de ejemplo, están:

  • ¿Cómo puedo ser feliz y sentirme más pleno con mi vida?
  • ¿Qué impide que realmente logre mis sueños?
  • ¿Cuáles son las cosas que quiero cambiar en mi vida?
  • ¿En qué quiero concentrarme hoy?
  • ¿Qué quiero lograr hoy?
  • ¿Cómo me quiero sentir cuando termine el día?
  • ¿Qué cosas realmente quiero lograr?
  • ¿De qué manera puedo contribuir a sentirme bien hoy, a pesar de las circunstancias?
  • ¿Cómo expreso mi pleno potencial y lo pongo en acción?
  • Cuáles son las cosas especiales que he querido ser o hacer y hasta ahora no lo he cumplido?
  • ¿Me siento conectado a un todo significativo?
  • ¿De qué manera enfrento los reveses y derrotas en mi vida para poder seguir adelante?
  • ¿Cuáles son las cosas a las que más les temo?
  • ¿Cuáles son mis excusas para no lograr las cosas que quiero?
  • ¿Cuáles son los resultados positivos y negativos de los acontecimientos del día?
  • ¿Qué estoy haciendo para lograr cambios positivos en mi vida?
  • ¿Cómo estoy inviertiendo para tener la vida que quiero tener?
  • ¿En qué invierto mi tiempo libre?
  • ¿Cuáles valores guían mi accionar?
  • ¿Cuáles son mis fortalezas?
  • ¿Soy feliz con mis relaciones?
  • ¿Qué cosas funcionan bien y qué no con mis relaciones?

Cada uno de nosotros debe buscar y saber cuáles son las preguntas correctas. Ellas pueden cambiar diariamente o pueden ser válidas durante meses o años. Lo importante a tener en cuenta es, que la pregunta tiene que relacionarse con nosotros y con el hecho de ayudarnos a vivir de la mejor manera posible. Hacer la pregunta correcta nos hace sentirnos con la sensación de que estamos asumiendo el control de algún aspecto de nuestra vida.

Nadie, mejor que nosotros mismos, tiene pleno conocimiento de nuestra propia vida. Sin embargo, hay ocasiones en que necesitamos buscar ayuda profesional para que nos devuelvan la confianza y tranquilidad, o nos indiquen cómo abordar temas que han quedado atascados y nos proporcionen herramientas que nos permitan seguir adelante con nuestras vidas. Esa ayuda nos da una visión más amplia, clara y precisa de nosotros mismos. Lo importante es, que de una forma u otra, busquemos las opciones para darnos las respuestas que buscamos y necesitamos.

¿CÓMO FUNCIONA EL ORÁCULO PERSONAL?

Primer paso

Ten el hábito de hacerte una pregunta justo antes de dormir, esto le proporciona al subconsciente la oportunidad y material para resolver algún problema en particular. En la mañana, intenta contestar la pregunta en un cuaderno o diario durante unos minutos. Repite el procedimiento por varios días, hasta que esa inquietud o problema se haya aclarado. Frecuentemente, escribir y describir eso que nos inquieta o estresa, se disipa y disuelve.

Anota las preguntas para que tu mente comience a filtrar las respuestas mientras estás ocupado en otras actividades.

Segundo paso

El siguiente paso es tomar acción, que consiste en llevar el conocimiento btenido mediante las preguntas a la práctica y hacer algo con ese conocimiento. Esto muchas veces requiere afrontar el dolor de un nuevo desafío. La acción es una retroalimentación que nos permite aprender. Aquí es importante probar nuevas actitudes e ideas y evaluar si son de utilidad.

Al actuar, podemos cometer errores y lo importante es mantener una actitud positiva con respecto a ellos. Analiza los efectos que tienen en tu vida y haz los ajustes necesarios para sentirte bien.

Tercer paso

El próximo paso es establecer un plan de acción, que consiste en un contrato contigo mismo para ayudarte a mantener en el camino correcto y a cumplir con tus objetivos y metas.

Este plan habrá que revisarlo con frecuencia para adaptarlo a los cambios que se van produciendo. Es importante fijar temporalidad a corto, mediano y largo plazo para sumiedo1 ejecución, ya que no todas las acciones se podrán realizar en el mismo tiempo ni con la misma prioridad.

Estos tres pasos de nuestro oráculo personal, muchas veces pueden verse entorpecidos por nuestro propio autosabotaje, que es nuestro enemigo principal, él es el resultado de nuestra negatividad, malas experiencias, creencias, diálogos internos y nos quedamos atrapados en nuestros automatismo, como un hámster en su rueda de ejercicios.

Lo mejor para combatir nuestro autosabotaje es ser optimistas y llenarnos de esperanza, en combinación con una actitud de arriesgarse a cambiar.

La tristeza, la nostalgia o la desconfianza muchas veces nos invade y nos crea desasosiego por un futuro incierto de una vida diferente, anhelada, buscada. Muchas veces nos impacientamos por las esperas agobiantes de unos cambios que demoran en llegar o que no sabemos cómo hacer. Invertimos energía para que aparezca una luz que nos saque de la oscuridad y las tinieblas.

¡Qué misterios tiene la vida!, la vida querida, amada. Cuando pensamos o creemos que todo parece languidecer o apagarse, resurge y brota de sus mismas cenizas, una fuerza que nos lanza e impele a buscar respuestas.

Así es el camino, así son las idas y venidas, sin claudicaciones ni rendiciones, y aunque parezca paradójico, provoca y alienta el paso seguro de la incertidumbre y de lo desconocido a la certeza de la esperanza y de la vida que queremos tener.

De allí la importancia que siempre nos hagamos preguntas para iluminar nuestro propio sendero, abrir nuestras percepciones, establecer conexiones, confiando en que haremos nuevos descubrimientos acerca de quiénes somos y de quiénes podemos llegar a ser.

Es abrir nuestra propia caja de Pandora para desafiarnos, crecer, cambiar y evolucionar.

“Las preguntas descubren la amplitud del ingenio, y las respuestas su agudeza” J. Jourbert.

Siboney Pérez V.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Coaching, Crecimiento Personal, Psicología y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s