SIMPLEMENTE, GRACIAS

GRACIAS, palabra corta, sencilla y con tanto significado profundo, que muchas veces no llegamos aprehender y comprender en su justa magnitud y esencia. Expresar las gracias a alguien, es una manera de expresarle reconocimiento a una acción, servicio o  bien que nos ha proporcionado o prestado.

Cuando le decimos esa palabra a alguien, estamos manifestando agradecimiento por algo que hemos recibido, que pudo haber sido solicitado, otorgado sin pedirlo o algo inesperado que nos alegra o nos trae bendiciones a nuestra vida. Con solo decir un simple GRACIAS podemos abrir cualquier puerta, sacar una sonrisa, mostrar un gesto amable o simplemente considerar lo que otros hacen por uno.

graciasSi nos ponemos a contar las veces que decimos al día la palabra “gracias” o damos muestras de agradecimiento, probablemente sean muchas menos de las que deberíamos. Más allá de una muestra de buenos modales y educación, dar las gracias tiene efectos positivos en nosotros y conocerlos, puede ser la mejor forma de impactar nuestra vida.

Cuando somos agradecidos, somos conscientes de que hemos recibido un regalo, reconocemos el valor del regalo y apreciamos las intenciones de quien nos lo da. El beneficio, don, regalo o ganancia puede ser material, emocional o espiritual. La palabra proviene del latín gratia (favor) y de gratus (grato).

PALABRA MÁGICA

Para mí, es una PALABRA MÁGICA, potente, poderosa y maravillosa que si realmente sale desde lo más profundo de nuestro corazón, de muy adentro y con verdadera sinceridad, se convierte en uno de los sentimientos más hermosos que podemos expresar. Es hacerle saber a las personas que nos hacen sentir importantes de alguna manera, al darnos parte de su tiempo para hacernos un favor o ayudarnos.

Es, por sobre todo, un encantamiento sagrado, un poderoso mantra. La expresión “gracias” tiene el poder de abrir la conciencia y despertar a la verdadera riqueza interna.

La gratitud implica reconocer lo bueno que uno tiene en la vida y por lo que vale la pena vivir.

Es manifestar regocijo porque alguien de alguna manera me proporcionó alegría, bienestar o tranquilidad. Es hacerles saber que no tenían por qué hacer algo por mí, pero lo hicieron con agrado y por eso les doy las gracias. Es decirle gracias a ese alguien que hizo algo especial por mí y que como agradecimiento, nunca olvidaré ese gesto. Es corresponder a las acciones que aprecio, y que cuando lo hago, estoy segura que me estoy alineando y colocándome en sincronía con el universo.

 ¿QUÉ DICE LA PSICOLOGÍA AL RESPECTO?

Desde el punto de vista psicológico, puede representar un VALOR personal que direcciona la vida, sin catalogarlo de bueno o de malo. Distintos estudios e investigaciones en este ámbito, demuestran que la gratitud tiene una relación estrecha y significativa con el aumento en el sentimiento de FELICIDAD y BIENESTAR y una disminución de los sentimientos de TRISTEZA, PESIMISMO o CANSANCIO.

Robert Emmons realiza el primer ensayo psicológico sobre el tema y concluye que sentir gratitud alarga y mejora nuestra calidad de vida, previene contra enfermedades, brinda energía y está al alcance de todos.

Según este autor, la gratitud, cuando viene del corazón, no sólo mantiene las relaciones sociales intactas sino que puede físicamente curar el cuerpo. “Las personas agradecidas tienden a estar satisfechas con lo que tienen y por eso son menos susceptibles a emociones como la decepción, el arrepentimiento y la frustración”. Emmons también añade que al ser más felices, estas personas son más amables y mantienen buenas amistades.

La gratitud es considerada una de las 24 fortalezas de la clasificación elaborada por Martin Seligman (uno de los padres de la psicología positiva) y Christopher Peterson. Se trata de un sentimiento de alegría y correspondencia en respuesta a la percepción de que hemos sido beneficiados por un agente externo, pueden ser personas cercanas, una persona no conocida, algún ente impersonal como Dios o la naturaleza, o bien la vida misma.

gratitud (1)La gratitud tiene componentes cognitivos, afectivos y conductuales. La persona que se siente agradecida interpreta que ha recibido algo que considera valioso. Al ser agradecidos experimentamos emociones placenteras, que en ocasiones pueden llegar a niveles elevados de intensidad, al grado despertar una sensación de aprecio por la vida y satisfacción con el pasado.

Los diversos estudios han encontrado que las personas que experimentan y practican gratitud por lo general:

  • Presentan mayor número de conductas prosociales.
  • Experimentan emociones positivas con mayor frecuencia.
  • Se sienten más satisfechas con su vida.
  • Son personas optimistas y con esperanza sobre un buen futuro.
  • Son personas con mucha vitalidad.
  • Se perciben como personas felices.
  • Tienen menor riesgo de desarrollar depresión y ansiedad.
  • Son menos propensas a consumir sustancias nocivas.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

Cuando nos acontecen cambios inesperados, situaciones complicadas, nos sumimos en deferentes estados emocionales como decaimiento, tristeza, rabia, incomprensión y aparecen las quejas o las culpas y nos olvidamos detenernos un poco y pensar en todo lo que tenemos y sentirnos felices y agradecidos por ello.

Miremos a nuestra familia,  a nuestros seres queridos, a nuestros amigos, y hagámoslo desde el valor de la gratitud.

Un día más para cada uno de nosotros, es una oportunidad más para disfrutar. Es un día más para disfrutar de los pequeños-grandes momentos.

Valoremos lo que tenemos y hemos conseguido, empecemos a cambiar nuestros cristales de los lentes para ver las cosas, valoremos el esfuerzo que hemos invertido para haber llegado donde estamos, valoremos poder sentir, amar, reír, compartir, ayudar, porque eso nos hace que sintamos una de las cosas más importantes: Sentirnos vivos, vibrantes y verdaderamente humanos.

Pensemos y reflexionemos en los sucesos buenos que nos han pasado, y utilicémoslos como fuerza motor y de apalancamiento para seguir caminando hacia nuestros sueños y anhelos, porque aún en medio de caídas, fracasos, errores, todos tenemos motivos para sonreír.

Debemos ser conscientes de lo que nos rodea, de las cosas que disfrutamos, de las cosas buenas que nos ocurren y darnos por lo menos un momento al día para expresar gratitud.

Detengámonos por un momento, tomemos un respiro y recordemos aquellas cosas, por muy pequeñas que parezcan, que la gente que nos rodea ha hecho por nosotros durante este día y que nos hayan traído algún beneficio directa o indirectamente, ¿a cuántas de esas personas les dimos las gracias?, y mejor aún, a cuántas aún le podemos decir “gracias”, lo que has hecho es importante para mí”.

Yo hoy quiero expresarle mi gratitud a todos los que han hecho algo por mí en el transcurso de mi vida, que han sido muchos; gracias por hacerme quien soy cada día y por darme razones para seguir haciendo la diferencia en este mundo. ¡GRACIAS!

TE DEJO UN EJERCICIO PARA QUE PRACTIQUES LA GRATITUD 

Te invito a realizarlo y a que compruebes los efectos positivos de la gratitud. Hazlo durante un mes para grabar este hábito en tu cerebro.

  1. Toma una hoja de papel y llénala con cosas por las cuales te sientes agradecido. Asegúrate de tener por lo menos 25-30 razones y que tengas unas cuantas de éstas por cada área de tu vida. Incluye tus finanzas, salud, carrera, relaciones, recreación y cualquier otra área que se te ocurra.

Por ejemplo, podrías estar agradecido porque que tienes un trabajo, por tus habilidades, tu nuevo conocimiento acerca de las relaciones, el ingreso que tienes por el cual te puedes dar algunos gustos, un cuerpo saludable y los beneficios y servicios que has recibido.

gratitud

  1. Toma otra hoja de papel y haz otra lista de gratitud con puntos cubriendo todas las áreas de tu vida que pusiste en la primera lista (finanzas, salud, carrera, relaciones, recreación). Para esta lista comienza por las cosas que no te gustan.

Por ejemplo, cuando nos sentimos deprimidos, atrapados en  relaciones  de pareja que no nos satisfacen, haciendo  trabajos que nos desagradan o nos encontramos en un hogar incómodo, con relaciones familiares hostiles y poco satisfactorias, que nos producen malestar, entre otras emociones.

  1. Ahora, ¿Cómo te fue? Tal vez sentiste mucha resistencia a algunas de las personas o las condiciones en esa segunda lista. Mira todos los puntos que te molestaron. Necesitas trabajar en ellos.
  2. Algo más que puedes hacer es mantener una lista de todo lo que das. Todos los días encuentra la manera de darle algo a alguien para compartir lo que tienes. Si hay algo de lo cual no tienes suficiente, ¡da eso! Sé un dador confiado, valiente, alegre y con entusiasmo, ¡da y observa lo que sucede!
  3. En cuanto a “¿Quién o quiénes?” estarle agradecido, ya posiblemente tengas tu respuesta.

“El agradecimiento es la parte principal de un hombre de bien”. Quevedo

SIBONEY PÉREZ V.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Coaching, Crecimiento Personal, Psicología y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s