CONCIERTO DE LÁGRIMAS

Hacía mucho tiempo que mi corazón no hablaba y hoy despertó del letargo oscuro en que se hallaba. Hoy renace del mundo de los sueños, para darme a conocer la realidad que vivimos en el transcurso del viaje hacia lo eterno.

Te descubro corazón en instantes en que mis ojos cansados buscan rostros que quieran mirarme, para encontrar en ellos, la serenidad que de mí está distante. Hoy te presentas por vez primera y me hablas con voces que atormentan, que hieren, voces que no se pueden evitar y que mis gritos de angustia, no hacen callar.sad-505857_1920

Corazón, ¿Por qué vienes a perturbar las almas tranquilas cubriéndolas con llantos y pesares?, ¿Por qué empañar nuestras vidas con amargas verdades?

Habla, quiero que me digas ¿Por qué hoy estoy llorando?, ¿Dónde está la alegría que me dan mis años? No te oigo corazón, no oigo respuestas, ¿Qué pasa contigo?, quiero oírte, quiero que me digas las razones de tanta desolación, quiero saber los motivos de este inmenso dolor.

No te conozco, hoy te siento ajeno a mí, parece que nunca hubieras existido y apareces así, de repente, para hacerme saber que siempre has mentido. ¡¡¡No!!!, tú no puedes ser parte de mí, tu eres un impostor que ha usurpado mis sentimientos para tirarlos y hundirlos en la traición; te has llevado mis momentos de dicha y felicidad, para devolverlos llenos de desesperación y soledad.

Mi verdadero corazón no sería tan cruel, no me dejaría pasar por estas horas en que siento que mi alma se desgarra y se separa de mi piel, quedando un vacío en todos mis sentidos, por tener que suspirar por cada huella que han dejado los viejos recuerdos, recuerdos de días felices que hoy quieres hacerme olvidar, al abrir en mi ser heridas, que nunca podré ocultar.

Me atacas cuando ya se ha ido el valor que siempre me acompañó, partió con el silencio de  mi lucha y por más que le supliqué, se marchó, no pudiendo develar el misterio que encierran mis dudas.

Mi rebelión es la única arma que poseo para combatir con el dolor, ese enemigo que todos queremos matar, pero que una y otra vez, toca a nuestras puertas y aunque no lo quieras dejar pasar, él te invade y rasga de tu mente los sueños para convertirse en su fantasmal dueño.

love-699480_1920Vamos corazón, confiesa tus culpas, mira que la existencia sin alegrías es injusta, que no puede haber un mañana sin el compromiso de paz; dime que lo que hoy estoy viviendo es una alucinación fugaz y que las sombras que me cubren, son parte de un disfraz que la vida me da.

¡Oh fuerzas mías! No me abandonen, siento que mil puñales atraviesan mis pensamientos y me sumergen en el horror, de no saber porqué me invaden tales sentimientos.

¿Por qué corazón?, ¿por qué me entregas a lo desconocido?, ¿por qué vivir pesadillas que me mantienen cautivo? Has hecho que se apague mi risa dando a mi rostro la expresión que tienen los días grises, y has transformado mis esperanzas en cenizas, para alejarme de las cosas que siempre quise. ¿Por qué me haces participe de un juego de azar?, ¿Por qué estar en un cortejo de un triste ceremonial?

Fuego que ya no volverá a ser porque el pasado que me pertenecía se esfuma y mis manos se quedan esperando impacientes sin poderlo detener. ¡Vamos!, entrégame lo que te llevaste, quítame el tormento de no saber lo que va a suceder, de ignorar a qué le debo temer.

¡Cállate!, no quiero escuchar palabras que pongan en duda mi fe, ¿Es que acaso todo mi sacrificio se ha perdido? Has puesto en  mis ojos una luz que quema, que hace derramar mis lágrimas y arrodillarme para implorar piedad, convirtiendo mi rezo en un llanto silencioso, para despedirme de las cosas que dejo atrás.eye-609987_1920

Hoy me dices que hemos de venir a la tierra para vivir una aventura incierta, que sabe su principio pero no su final; lugar de sorpresas del que no puedes escapar. Es un viaje largo que transcurre entre la brillantez y la penumbra, es el estar hoy aquí y mañana en la tumba.

Me inspiras miedo corazón, no sabía estos secretos tuyos, no sabía el poder que tienen los segundos para acabarlo todo, de la furia que desatan para dejar los anhelos mudos. ¡Qué daño me hace saberlo!, ¿Cuántas renuncias?, ¿Cuántos desengaños hay que padecer?, ¿Cuántas cosas nos pueden llevar a la locura?

¡Plegarias vengan a mí!, para que le den consuelo a un espíritu que está abatido, porque lo han despojado de sus ilusiones para entregarle imágenes de desesperación que oscurecen mi horizonte, haciendo que las horas que viví, sean visión remota de una aurora que llega a su fin.

Hoy me haces comprender que la balanza de la vida no se inclina siempre hacia el lado de la dicha, también se inclina hacia lo sombrío para terminar con la magia efímera de la felicidad, y dar comienzo a las tinieblas que acompañan a la nostalgia y la melancolía, reviviendo escenas que te conducen por senderos de agonía.

sad-729444_1920Así es el drama de la existencia, nos atrapa con vehemencia en la dimensión de aquello que renace y luego se destruye, de lo que nos calma y nos agobia, de lo que nos hace reír y también llorar; te brinda promesas que quedan por llegar y te llena de caprichos que nunca podrás pagar.

Pero yo te digo corazón mío, no puede haber dolores pasajeros cuando una historia humana es arruinada por una desventura inesperada, porque estás atado al delirio amargo de no saber cuándo de ese infierno, que hoy te consume, lograrás escapar. Golpes que te son infligidos como un torbellino voraz, para hacerte pensar en espejismos que no podrás contemplar.

¡Ay corazón! ¿Qué puedo hacer además de sacudir las espinas que me mantienen prisionero de esta miserable tiranía?, ¿Hasta cuándo se prolongará la ira que siento por esta gran pesadumbre?; ecos de mil ruegos que sucumben ante la frágil quimera de la eternidad. No hagas flaquear mis fortalezas ante invisible querellas que no puedo enterrar, ni me quites el aliento, porque todavía hay cosas por las que puedo suspirar.

¡Que vulnerables somos cuando el temor se hace aliado del dolor!, ¡Que inútiles son nuestros esfuerzos cuando la impotencia aparece, y sientes que quedas suspendido en la aridez de un grito de clemencia! Martirio que se repite a cada instante porque con tus alegrías es mezquino.

Corazón, dime ¿Cuánto más he de descender en mi gloria para hacerte saber que yo no soy al que tienes que vencer?, ¿No te das cuenta que la confusión me azota, me tortura y de mi quebranto se burla?

¡Qué abatido me siento!, no logro impedir que la verdad de esta reflexión me dé el descanso que alivia al guerrero; hay aflicción en mí, se hace pedazos mi fantasía y caigo en el desamparo que acompaña al que está derrotado. Agoniza mi rabia y se marchitan mis deseos para aferrarse al desconcierto, y fingir que mi llanto, fue sepultado con  mi sufrimiento.

No estoy enojado contigo corazón, solo que abandono mi soberbia y acabo con el ímpetu que se hundió en una lucha sin tregua. Rindo ante ti la espada como testimonio de un rencor que se ha deshecho, para que aparezca el dulce calor que hace sentir un ansiado perdón.  No me llames cobarde por llorar ante las migajas de un desasosiego que mansamente te entrego, para poder conciliar la paradoja, que las cosas son, para que dejen de ser.

heart-268151_1920

Libérame del castigo, me doblegaré ante la majestad de la sabiduría divina, rompe mis cadenas y déjame ir, porque hoy he descubierto que son muchas las barreras sensibles que enmascaran con acierto grandes ausencias, y nos animan a lamentar lo mucho o poco que hemos vivido, lamento que ensordece con un zumbido que lleva al arrebato, que de nosotros mismos nos hace dudar.

Sé que en algún lugar habrá un resplandor que ilumine el ocaso de nuestras duras caídas y batallas pérdidas. Sé que el pasado no puede regresar y hoy quiero encontrar el valor para construir de nuevo la vida, sin perder los recuerdos que el tiempo tiende a borrar, sin dejar los momentos que quiero recordar, sin alejarme de las cosas que quiero amar.

Algún día corazón, para cada uno de nosotros tendrá que bajar el telón, y aún así, la vida seguirá su rumbo hacia el infinito, pero entre la despedida y la partida y antes de poner fin a las páginas de la existencia, cada uno de nosotros habrá interpretado su particular concierto de lágrimas.

“Las lágrimas son el lenguaje mudo del dolor”. Voltaire

SIBONEY PÉREZ V.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Coaching, Crecimiento Personal, Psicología y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s