EL UNIVERSO ESCONDIDO DE LO FEMENINO

Para adentrarse en las cámaras oscuras y subterráneas de la identidad femenina, de la psique femenina, hay que adentrarse en el mundo del inconsciente, de las sombras y de los misterios del alma, de la esencia femenina.

La mujer, como la naturaleza, es cambiante, y está sujeta a los ritmos de la vida, a sus ciclos, a sus pautas de energía, al latir de la Madre Tierra.libre

Lo femenino es un templo interior, cuyos tesoros están resguardados en lo recóndito de su corazón. Vivir la plenitud femenina es tener el poder de crear y crearse, es el milagro de ser mujer.

Para develar sus misterios y secretos, es necesario que sus sombras y demonios salgan a la luz, es la única manera de acceder a ellos, visitar los propios demonios y miedos ante tan maravilloso y majestuoso poder.

El universo escondido de lo femenino nos invita a utilizar nuestra capacidad  de transformación y todo el potencial que como mujeres, damas, diosas, reinas, brujas, vírgenes, madres, encantadoras, somos capaces de hacer.

Lo femenino es misterioso, intuitivo, afectivo, poderoso, transformador y creador.

Lo femenino es una energía poderosa, rica, maravillosa, diversa. Toda mujer debe ser capaz de utilizar esta energía, esta fuerza instintiva interna que está en el origen de todos nuestros comportamientos. Constelaciones mitológicas aparecen para darle vida a cada arquetipo, dando cuenta de cada faceta interior por la que atravesamos en esta maravillosa aventura de representar lo femenino, cada movimiento de vida dentro de su cotidianidad.

El potencial de inspiración femenina permite que cambiemos nuestros patrones al vaivén de las elecciones de vida que tenemos que realizar. Es un viaje interior, es el proceso de experimentar a cabalidad y en profundidad lo femenino. La naturaleza femenina sólo puede aprehenderse desde el interior, a través de accesos muy sutiles a un mundo invisible y transformador.

Lo femenino es intuitivo y receptivo, fecundidad milagrosa que sobrepasa el tiempo y el
espacio. Creación eterna de nuestra verdadera esencia. Lo que crea es lo femenino.

Cuando como mujeres descubrimos los misterios más profundos, quiere decir que estamos conectadas con nuestra energía intuitiva, para comprender de manera más amplia los acontecimientos de la vida y tener otro nivel de comprensión.

El amplio y profundo universo de la psique femenina, muestra a cada paso señales enigmáticas y contradictorias, la psique es una forma de la naturaleza, y la naturaleza es básicamente femenina.

¿Cómo representamos lo femenino?. Para ello recurriré a los arquetipos El-silencio-despiertofemeninos de la mitología. Cual “Psiconauta” (me adentro como los Argonautas, en la mente para buscar el vellocino de oro, ese Santo Grial, que significa el alma femenina) quiero adentrarme para
desentrañar sus misterios y arcanos más profundos. La mitología nos habla a través de símbolos; es decir, en términos de imágenes que nos resultan familiares en la vida diaria, pero que en el contexto mitológico poseen connotaciones específicas, además de los significados convencionales. El simbolismo es tratar con la realidad interna del psiquismo, y en las imágenes que formamos participan filtros subjetivos que revelan tendencias del ser individual, en este caso de la figura femenina.

En la psicología profunda de Jung, el arquetipo se refiere a supuestas vivencias ancestrales, situadas en el inconsciente colectivo, transmitidas hereditariamente y referidas a los grandes problemas con los que se debe enfrentar toda persona: la muerte, la vida, el sentido de la existencia, la autenticidad, el amor, el deseo, lo masculino, lo femenino. Los arquetipos son imágenes o metáforas que expresan simbólicamente las actitudes ante dichos problemas. En otras palabras, un arquetipo es algo poderoso, desconocido que influye sobre la psiquis, sobre el alma de todos, tanto individual como colectivamente. Son tendencias a crear imágenes que pueden resultar sumamente variadas.

La existencia del arquetipo solo puede ser inferida, ya que es por definición inconsciente; las imágenes arquetípicas acceden a la consciencia y constituyen nuestro modo de percibir el arquetipo. Ellos entonces aparecen en forma de imágenes.

Las estructuras arquetípicas aparecen a través de formas determinadas: en las mitologías, en las leyendas, en los sueños, en ciertos deseos colectivos.

Son las imágenes primordiales, los símbolos universales con los que hacemos una conexión con dimensiones de las que no somos conscientes. Son los patrones de energía que expresamos tan espontáneamente como los instintos.

Las energías femeninas se pueden clasificar conforme a los cuatro elementos: aire, agua, fuego y tierra. El elemento Aire agrupa a las energías relacionadas con el arquetipo de la Virgen; el elemento Agua agrupa el arquetipo de la Madre; el elemento Fuego agrupa a las energías del arquetipo de la Encantadora/Seductora y el elemento Tierra al arquetipo de la Bruja.

La vida de la mujer fluye con el ritmo de la naturaleza, aprendemos a reconocer nuestros ritmos interiores, nuestros movimientos de interacción y todo comienza cuando nace el manantial rojo, la etapa de la menstruación, etapa definitiva en el tránsito de convertirnos de niña a mujer. 

El Arquetipo de la Diosa/Bruja: Corresponde al elemento Tierra

Simboliza la energía de la tierra, transporta nutrientes. Como todos los arquetipos, tiene un lado maléfico y unas cualidades benéficas. Puede ser transparente, fluida y luminosa o puede estar sumergida en la oscuridad vestida como bruja, que cuece a fuego lento y transforma.

mujer-arabe1El misterio de la vida y de la muerte hace acto de aparición en este arquetipo, ya que es capaz de acceder a la esencia de las cosas.

La calma y la tranquilidad la ponen en contacto con la tierra y las energías celestiales. Cuando amamos nuestro propio poder femenino, entrando en contacto con nuestro amor a nosotras mismas, el arquetipo de la Diosa está presente. Para crearnos como mujeres, tenemos que esclarecer los misterios para dar a luz a nueva identidad, la transformación, la alquimia liberadora.

Una parte del Universo femenino, visto por los diferentes rostros, con los que la Diosa Madre, se expresa en el mundo físico a través de la mujer. En el inconsciente colectivo están registradas las experiencias que marcan de forma profunda la vida de una mujer, como el ciclo menstrual, el inicio de la sexualidad, el embarazo, el parto y la menopausia. La mitología de la Diosa nos habla de las sucesivas experiencias por las que como mujeres atravesamos a lo largo de la vida, y las cuatro fases de nuestra evolución, desde la mujer joven, a la mujer fértil, la mujer en su plenitud y la mujer sabia o anciana.

Estas experiencias producen un impacto diferente en cada ser femenino, las cuales son compartidas en todas las épocas, manteniendo el hilo de la trama que nos une de forma innegable con la Diosa que vive en todas nosotras.

La mitología de la Diosa explica las diferentes experiencias vividas durante nuestra vida. Se considera que como mujeres debemos atravesar tres etapas diferentes: la mujer joven, la mujer en su plenitud o mujer madura, y la mujer sabia y anciana. Estas experiencias psicológicas y físicas únicas caracterizan cada etapa, formando así los arquetipos pertenecientes a la mitología de la Diosa.

Cada uno de los mitos de la Diosa, es un arquetipo que se expresa en la vida de toda mujer, produciendo un impacto directo sobre nuestro psiquismo.

Por eso, comprender la mitología de las diferentes Diosas, es comprender el reflejo que el arquetipo produce en nosotras. La versatilidad de la mitología de la Diosa, posibilita que cada mujer reconozca sus propias experiencias y características dentro de su contexto, dibujando el sendero que la llevará a su verdadero yo, y por eso podemos decir, hay una Diosa en y para cada Mujer.

El misterio de la sexualidad femenina, la asociación del ciclo femenino con el ritmo de la Luna, de la Tierra entendida como vientre, de la muerte de la semilla para la creación, son motivos fundamentales de la mitología de la Diosa Madre.

El  arquetipo de la Diosa Virgen: Corresponde al elemento  Aire

Este arquetipo representa la inocencia, la renovación, la ingenuidad.  Nos dejamos inspirar por la Musa para que despertemos a la belleza, pudiendo escucharla o rechazarla. Etapa para descubrir los dones y regalos para hacer de nuestra vida una maravillosa aventura.mujer1

Las diosas vírgenes:Artemisa, diosa de la caza y de la luna, Atenea, diosa de la sabiduría y la artesanía y Hestia, diosa del hogar. Las diosas vírgenes representan la cualidad de independencia y autosuficiencia  que como mujeres estamos manifestando a diario.

Como arquetipos, expresan la necesidad de autonomía en las mujeres y la capacidad que tenemos de centrar nuestra conciencia en lo que tiene sentido personalmente para nosotras. Artemisa y Atenea representan la actitud de ir directamente a los objetivos y el pensamiento lógico, que hacen de ellas los arquetipos orientados hacia el logro y los objetivos trazados. Hestia es el arquetipo cuya atención está enfocada hacia dentro, hacia el centro espiritual de la personalidad de una mujer. Estas tres diosas son arquetipos femeninos que persiguen sus metas de manera activa. Amplían nuestro concepto de los atributos femeninos para incluir la competencia y la autosuficiencia.

El Arquetipo de la Diosa Madre: Corresponde al elemento  Agua

Este es un arquetipo central y universal dentro de la psique femenina, transmitiendo un linaje y una herencia eterna. Las diosas que representan este arquetipo son: Hera, diosa del matrimonio y esposa de Zeus, Deméter, diosa de las cosechas, Perséfone, la hermana de Deméter. Las tres representan los papeles tradicionales de la esposa, la madre y la hija.

sonreirLa energía Madre es el gran principio de la vida y de la muerte, que permite hacer un balance de todas nuestras acciones.

Como arquetipos están orientados hacia las relaciones, sus identidades y bienestar dependen de tener una relación significativa. Expresan las necesidades que tenemos las mujeres de afiliación y vinculación. Estas diosas están armonizadas con otras personas y son vulnerables. Cada una sufrió a su manera al romperse o deshonrarse una relación afectiva. Cada una de ellas también evolucionó, y puede proporcionar a las mujeres una compresión interna de la naturaleza y pauta de las propias reacciones que deben abandonarse, y el potencial para el crecimiento interno mediante el sufrimiento inherente a cada uno de estos tres arquetipos de diosas.

El Arquetipos de las diosas Alquímicas o Transformadoras (Encantadora/Seductora): corresponde al elemento fuego

Grecia: Afrodita, Roma: Venus.

El fuego le da la facultad para crear y destruir de manera combinada. Dos fuerzas avasalladoras y explosivas.

Afrodita, diosa del amor y de la belleza. Era la más bella e irresistible de las diosas. Creaba amor y belleza, atracción erótica, sensualidad, sexualidad y nueva vida.

Afrodita-Venus, rige el disfrute del amor, la belleza, la sexualidad y sensualidad en la mujer. Es la figura de “la amante” en la que una mujer sabe transformarse, se enamora, se siente atractiva y sensual. Posee un magnetismo personal que atrae a muchos.

MUJER CONQUISTADORACuando Afrodita está presente como el arquetipo principal en la personalidad de una mujer, se enamora con frecuencia y facilidad. Y cuando esto pasa, ve bajo la “luz dorada” de Afrodita y se siente arrastrada hacia la belleza del otro. Hay una magia que flota en el aire. A través de ella fluye la atracción, la unión, la fertilización y el nacimiento de una nueva vida, es un proceso de creación.

Afrodita inspira y aporta gran creatividad. Tiene tanto el aspecto creativo, como el romántico. Si ambos están presentes en la misma mujer, se compromete en relaciones intensas, dejándose absorber.

El arquetipo de las diosas transformadoras motiva a las mujeres a perseguir intensamente las relaciones más que la permanencia, a valorar el proceso creativo y a estar abiertas a cambiar.  La mujer con este arquetipo entra en contacto con el amor a sí mismas.

¿Para qué nos sirve a nosotras conocer los arquetipos femeninos? El conocer los diferentes arquetipos femeninos y sus correspondientes energías nos permite darnos cuenta de que podemos ser varias mujeres a la vez y no tenemos que sentirnos culpables o mal por ello.

Diversas situaciones vinculadas al contexto histórico, circunstancias que nos toca vivir, así como también nuestra etapa de vida, hacen que se manifiesten ciertos arquetipos sobre otros. De este modo, adquirimos identidad en su ejercicio, desarrollando lealtades frente a ellos, permaneciendo desconocedoras de otros que yacen dormidos en nuestro interior.

El reconocerlos y sentir que podemos funcionar con las diosas y sus energías en conjunto, nos permiten integrar distintas dimensiones y armonizar aspectos de nosotras mismas que parecen excluyentes. En compañía de ellas podremos avanzar en un desarrollo personal, que respete e incluya nuestras contradicciones, deseos y necesidades.

La riqueza y el polimorfismo de lo femenino, encarna formas diferentes dentro del inmenso e inagotable universo de la psique femenina, la psicología de la mujer y si no hacemos un esfuerzo para tratar de aproximarnos a la comprensión de los distintos comportamientos femeninos, tendríamos que resignarnos a verlos como caprichos de la naturaleza psíquica de la mujer y no lo son, tienen su argumento, su motivación, su sentido en la dinámica de las relaciones entre la vida y el espíritu.

“La mujer es la primera obra del Universo”. Lessing

“El alma de una mujer es la obra maestra de la creación”. Confucio

SIBONEY PÉREZ V.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Coaching, Crecimiento Personal, Psicología y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s