TENEMOS QUE HABLAR DE KEVIN

WE-NEED-4-1Película: Tenemos que hablar de Kevin. En inglés “We need to talk about Kevin”

Existen películas, que cuando las ves  por primera vez, te dejan una mezcla de sensaciones y de reflexiones, que hacen necesario volver a verlas para decantar ese flujo emocional que se ha experimentado y poder hacer un análisis más frío acerca de la misma.

Eso me pasó con esta película.  Me mantuvo pensando y reflexionando durante horas, es un filme basado en el libro del mismo nombre, del autor Lionel Shriver; en la que retratan que es lo que sucede cuando una mujer libre e independiente, decide casarse y tener un hijo, dejando atrás esta vida nómada que ha llevado por años, para quedarse en casa cuidando de su familia.

Esta película se compone de fragmentos correspondientes a diferentes momentos de la vida de Eva. Se conforma así la situación central: Eva y su relación con su hijo Kevin (díada madre- hijo). Gira en torno a la relación de un adolescente trastornado y su madre, y la imposibilidad de ésta para poderlo controlar.

Eva es autora y editora de guías de viaje para gente como ella. Casada desde hace años con Franklin, un fotógrafo de publicidad, decide, cerca de los cuarenta años, tener un hijo y el producto de la decisión será Kevin. Pero casi desde el comienzo, Eva siente que Franklin se ha apoderado de su maternidad, convirtiéndola en el mero contenedor del hijo por nacer.

Kevin es el típico bebé difícil, que tortura con sus llantos, que no quiere comer. Se convertirá en el terror de las niñeras, en un adolescente terrible, en el antihéroe a quien sólo le interesa la belleza de la maldad. Al llegar la sangrienta, mortífera epifanía de Kevin, dos días antes de cumplir los dieciséis años, el niño es un enigma para su madre.

Así pues la llegada del bebé, Kevin, tenemos-que-hablar-de-kevinduele en muchos sentidos. Y se agudiza conforme pasa el tiempo. Kevin es manipulador y, lo peor, es capaz de sacar de quicio a su madre, quien parece no querer lidiar con él. Kevin es un niño diabólico; su madre siente la necesidad de hablarlo con su esposo, pero éste parece no escucharla, y es que finalmente, Kevin es un amor con él pero un monstruo con ella.

La película explora el enigma de cómo se forja la mente de un adolescente capaz de asesinar a decenas de personas. ¿Es el resultado de la biología  o de la impronta dejada por su infancia y sus padres? La película nos sitúa dentro de la mirada y la mente de Eva (Tilda Swinton) y de su hijo. Kevin es el fruto de un enamoramiento  entre artistas, es un hijo incómodo que complica la existencia de la madre.  Kevin muestra un  rechazo casi instintivo a su madre, pero su madre lo rechazó inicialmente.

Cuenta la difícil relación entre una madre y su hijo desde el embarazo hasta ese momento de quiebre, la incómoda historia de cómo quien parece ser un hijo no deseado se va transformando en una especie de monstruo que parece querer castigarla por traerlo al mundo, por no quererlo lo suficiente o, simplemente, porque es más parecido a lo que ella sería si “la vida” no la hubiese domesticado.

Si algo queda claro en la película “Tenemos que hablar de Kevin” es que hay mucho de qué hablar, mucha tela que cortar. La cinta es sobre todo una investigación sobre la naturaleza del mal y de la mente sociópata, que en años recientes hemos visto en los casos de los adolescentes asesinos en escuelas de Estados Unidos. ¿Qué puede hacer que un niño sea tan malo o al menos tenga tan poca empatía para que asesine a sus compañeros o a su familia como si esto fuera el último placer, el máximo juego?

Surgen varias interrogantes cuando uno está contemplando las imágenes de la película: ¿Es Kevin el resultado de un determinismo, de haber nacido sin la inteligencia emocional para empatizar con los demás?, ¿Es Kevin, el resultado de la falta de amor de su madre?

¿Hasta qué punto las desatenciones de una madre, su incapacidad primera para amar y nutrir, pueden criar un adolescente con los desórdenes de conducta como los de Kevin?

El niño es terrible, pero y ¿los padres? Tenemos que hablar de Kevin podría parecer una crítica a la pérdida de valores de las nuevas generaciones, pero más bien pone la pelota del lado de la cancha de los padres: ¿Cómo es posible que un niño domine de esa manera a un adulto? ¿Qué está pasando con los padres de Kevin?

En defensa de los padres debe decirse que en algún momento, parece que Kevin nació malo, pero hay algunos detalles que se muestran en la cinta que nos indican, que Kevin sintió, desde el útero, el rechazo de su madre.

Swinton-Miller-y-ReillyEs en el momento en el que nace Kevin, su primogénito, en el que Eva, se da cuenta que la vida de esposa y mamá, no es como la pintan en las novelas románticas. Se topa con el deber de educar a un niño difícil, resentido y manipulador, con comportamientos erráticos y disfuncionales y  la vez con un marido que poco coopera con la imposición de límites y disciplina. Todo esto aunado a la frustración de haber dejado de ser quien era antes, lleva a una serie de eventos crudos y poco afortunados durante su vida como madre.

Es que más de un espectador podrá preguntarse, viendo el filme, hasta qué punto es posible que nadie se dé cuenta de los problemas de un niño que destruye el cuarto y las cosas de su madre, y la tortura con su desprecio, su falta de afecto y su tono burlón y cínico. A su padre, en cambio, lo trata con afecto, pero sólo para molestar a su madre.

Es una película perturbadora, dura, incómoda. Un filme que cualquier madre (o padre) verá con cierto espanto y terror, pero que en algún lugar se reconocerá en esas sensaciones confusas y ambiguas que se pueden producir en la relación con sus propios hijos, por más que las probabilidades de que salgan como Kevin sean, por suerte, ínfimas.

Siboney Pérez V.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Películas de Equipaje, Psicología y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s