EL SER HUMANO Y LA AMISTAD

     amigos

El hombre es un ser abierto a la comunicación y vivir es convivir. La amistad es para el hombre algo imprescindible para poder alcanzar la plenitud y realización como personas.

Salir de nuestro egocentrismo hacia la tierra prometida que significa ir hacia otro ser humano, hacia la tierra nueva que significa la amistad es un parto doloroso, pero al mismo tiempo, comienza una vida que es vivir a plenitud la dinámica de una verdadera amistad.

Son tantos los momentos que se comparten con los que consideramos nuestros amigos, que llegan a formar un círculo de afecto, de fuerza vital donde encontramos apoyo y consuelo.

Sin embargo, en esta era moderna, agitada y, algunas veces agobiante, hemos disminuido el número de encuentros; nos llamamos amigos, pero dejamos amigos para ver amigos. Estamos asfixiados de compromisos y me pregunto ¿nos damos cuenta que estamos viajando en paralelo sin compartir la vida, la intimidad?

Comenzamos pidiendo amistad pero ¿la estamos dando?. La palabra y el concepto de amistad se ha ido desfigurando en el tiempo, al igual que la moneda, se ha ido devaluando, hemos vaciado de contenido y significado una palabra, que en el pasado, era sagrada.

Nos intercambiamos teléfonos de “amigos”, nuestras agendas están llenos de ellos, participamos en grupos y redes sociales de todo tipo, pero cuando observamos esta vinculaciones más de cerca, a la luz de un análisis más serio y exigente, ¿Dónde están los verdaderos AMIGOS?.

Han aumentado el compañerismo, las relaciones superficiales, la camaradería, las sociedades, asociaciones y ¿la amistad?, ¿la estaremos condenando al ostracismo?.

social-network-76532_150Hay factores y hechos que propician la amistad en este tiempo, hay una progresiva toma de conciencia, por lo menos a nivel individual. Disponemos de variados y fáciles medios de intercambio social que refuerzan constantemente los lazos entre los amigos, pero hay muchos que atentan contra el surgimiento de una relación amistosa.

Nos sentimos muchas veces solos, en medio de tantos “amigos”, cuando hoy casi resulta imposible la soledad física. Tenemos tantos medios de evasión que nos hacen creer en la superfluidad de una amistad profunda y plena.

Nos sentimos reclamados por demasiadas lealtades, el del sentimiento, el ideológico, el religioso, por la historia compartida, por los vínculos laborales, por lazos de vecindad. Si no seleccionamos o jerarquizamos debidamente la amistad, se tornará difícil cumplir, por no decir, imposible con alguno de ellos.

Por otro lado, estamos siendo usados como instrumentos con un número que nos identifica o por un rol que ejercemos. Somos el “hombre sin nombre”, es la máquina que produce, para lo cual no se necesita ni conocimiento del otro y mucho menos intimar con el otro.

Este no es un tiempo demasiado fecundo y fértil para hacer amigos. ¡Demasiado vacío en el corazón de los hombres!, ¿es una carencia más entre tantas?

Un encuentro entre dos seres humanos, es siempre un acontecimiento solemne, cuando se trata de amistad, se trata de un misterio. Es la experiencia de lo humano, ser alguien para los demás: he allí nuestra dicha, aquí no importa el número, sino sólo la intensidad.

Vivir es convivir. Para el hombre vivir es “con- vivir”, no sólo desde el punto de vista sociológico, sino también psicológico. El vacío psicológico es explosivo. El ser del hombre es un “ser-con”. Nos encontramos a nosotros mismos “en” y “desde” los demás. Es el contacto íntimo de cómo relacionarnos con nosotros mismos y con los demás del que nos hablaba Virginia Satir, famosa psicoterapeuta. Ella decía: ” Creo que el mejor regalo que puedo recibir de alguien es que me vea, que me escuche, que me entienda y que me toque. El mejor regalo que puedo dar es ver, escuchar, entender y tocar a otra persona. Cuando se ha hecho esto, siento que se ha establecido contacto”. El hombre está llamado a un “con-vivir” íntimo y total en la amistad con otros hombres.

Es imposible realizarse a solas, y por lo tanto, es imposible también realizarse con relaciones meramente tangenciales. El hombre está llamado al diálogo, a la relación interpersonal. La amistad es suma cuando llega a realizarse a sí misma de manera auténtica e íntima ante la realidad del otro. El amigo no tiene suplente.

images4T7AYQZK

Vivir es convivir.

El lugar que la amistad debería ocupar en nuestros corazones, lo queremos llenar con prestigio, “somos más que”, la competitividad, la acumulación de cosas y la evasión alocadas. Sin embargo, en el fondo nuestra aspiración es la fraternidad y el descanso que da la confianza. Quizás las angustias y dolores de nuestra época se reducen a un solo sufrimiento, el de sentirnos solos.

La amistad es darse y para hacerlo hay que poseerse, es una nueva realidad, “el nosotros”, realidad que nace de amarse en reciprocidad, una morada siempre abierta con entrada libre. Morada donde podemos entrar, salir y reposar como en nuestra propia casa. Donde dejamos confiadamente los paquetes molestos, los problemas, las angustias.

La amistad debe pasar el examen de suficiencia, la prueba como comprobante de autenticidad. ¿Cuál es la prueba de una amistad? El que al amar a fondo al amigo, éste se crece, aceptarlo como es. Amarlo por sí mismo.

La verdadera amistad permite disfrutar de felicidad y alegría aun en medio de las peores tribulaciones, es una vivencia dinámica que hay que redescubrir día a día. Ella está naciendo constantemente, hay que construirla día a día. Amistad que no se estrena constantemente se muere. Si no se ahonda en su interior, se trivializa. Hay que reservarle su tiempo, para redescubrir el sentido de la vida. Para las cosas esenciales de la vida no puede faltar tiempo, tiempo sagrado para la confidencia y el desahogo, para reflexionar, para compartir.

Deseo que no llegue tu hora final, y entonces te des cuenta, que no tuviste amigos que lloren por ti en tu funeral.

 imagesAQKT1ZJP

Siboney Pérez V.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Crecimiento Personal, Psicología y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s