EL ARCO IRIS DE LAS ARTES MARCIALES

cinturones-para-artes-marciales-

“- ¿Cuántos años me costará llegar  a ser Maestro si trabajo duro?- insistió el joven discípulo.

-El resto de tu vida- respondió el Maestro.

-No puedo esperar tanto tiempo. Estoy dispuesto a todo para seguir tu enseñanza. ¿Cuánto tiempo me llevará si trabajo como servidor suyo en cuerpo y alma?

– ¡Oh, tal vez 10 años!

– Pero usted sabe que mi padre se está haciendo viejo, pronto tendré que cuidar de él. ¿Cuántos años hay que contar si trabajo más intensamente?

– ¡Oh, tal vez treinta años!

– Usted se burla de mí, antes diez, ahora treinta. Créame, haré todo lo que haya que hacer para dominar este arte en el menor tiempo posible.

– Bien, en  ese caso, se tendrá que quedar sesenta años conmigo. Un hombre que quiere obtener resultados tan de prisa no avanza rápidamente- explicó el Maestro”.

Es difícil saber donde termina la historia y donde comienza el cuento en este mundo sutil y un poco mágico , real o maravilloso, de los grandes Maestros de las Artes Marciales. “El último secreto” nunca es verdaderamente transmitido, y sin embargo, aquél que quiere puede comprender y ser iniciado en el secreto de una enseñanza milenaria.

La historia narrada al principio tiene como meta hacernos comprender que el umbral a alcanzar  y la verdad a comprender nunca son evidentes, que la verdadera eficacia es con frecuencia secreta y oculta, incluso voluntariamente disimulada, ya que lo máximo del verdadero conocimiento es burlarse de él, fingir que no se sabe nada.

Las Artes Marciales encierran el sentido profundo de esa herencia milenaria, que ante todo son una escuela de vida. Son la prueba que la vida encierra un misterio. Al darnos el sabor de una dimensión desconocida, testimonian que lo increíble no es imposible, que lo extraordinario puede mezclarse con lo cotidiano.

Las Artes Marciales conducen a un camino o vía que nos permite, al precio de un aprendizaje largo y difícil, profundizar nuestra experiencia de la realidad y de nosotros mismo. Poco a poco los aprendices descubrimos que la calidad de nuestras obras depende del dominio de nosotros mismos. El trabajo exterior es el soporte de una metamorfosis interior. El adversario más peligroso no hay que buscarlo en otra parte  más que dentro de nosotros mismos.  El combate adquiere así un sentido deferente.

Do Jo o Tatami es el equivalente a un templo, es un lugar sagrado en el cual recibimos una enseñanza, en el que uno se ejerce y se regenera.  Pero la práctica no sólo se hace allí. Es un arte de vivir que se experimenta a cada instante. El verdadero Do Jo o Tatami, dicen los Maestros o Si Fus, es el que nosotros como discípulos debemos construir en nuestros corazones, en lo más profundo de nuestro interior, que es el estilo interno o Nei Chia. 

Dado que dominarse a uno mismo lleva tiempo y forjar la templanza del carácter requiere de muchas pruebas, existen unos grados o cintas que, dependiendo del color, tienen un significado, y son la prueba que como discípulos o aprendices, nos estamos superando, a medida que avanzamos en nuestra transformación.

Las cintas, cada una con un color específico de acuerdo al rango del practicante, constituyen un orden jerárquico que suele estimularnos para dar nuestro mejor desempeño y la persistencia de seguir siempre adelante hasta lograr nuestras propias metas; pero conforme vamos subiendo de grado, el compromiso con uno mismo aumenta paralelamente, y obviamente, la exigencia también aumenta, pero ella nos recuerda, el orgullo de saber que día tras día se va desarrollando uno como persona, pero, igualmente es importante, mantener la humildad necesaria para seguir aprendiendo y no sentirse envanecido por los resultados obtenidos, con tanto esfuerzo y dedicación.

El color de las cintas además de constituir un orden jerárquico, posee un simbolismo aún más profundo.

La Cinta Blanca

 

cinta blancaEl color blanco simboliza la pureza y la inocencia, cuando nos iniciamos en las artes marciales, desconocemos hasta los aspectos más básicos de dicha disciplina. Una mente en blanco y abierta, necesaria para poder progresar y asimilar las experiencias que proporciona el Arte Marcial. Las intenciones deben ser puras e inocentes, la mente debe estar en “blanco”, receptiva, dispuesta al aprendizaje y por lo mismo, libre de prejuicios; sólo así somos capaces de aprender y comprender verdaderamente y a fondo, la filosofía que debe acompañar a la destreza física.

Representa la luz que se difunde, simboliza la pureza angelical, evoca la limpieza y la inocencia espiritual de la creación. Para los orientales, significa el más allá o el cambio de una vida a la otra. Es el inicio del desarrollo y la transformación. Es el comienzo de la ciencia, la técnica, el arte, el trabajo intelectual y manual. Es el camino sin huella, es el que inicia el sendero que nos llevará a conocernos verdaderamente.

Es la ingenuidad, inocencia, pureza, sinceridad, paz e infancia. El principio de un largo camino.

cinta amarilla La Cinta Amarilla

El color amarillo simboliza a la semilla y a la tierra que brinda a la dorada semilla, albergue y nutrición, permitiendo que las raíces crezcan obteniendo el soporte suficiente para que la planta se desarrolle, para aspirar a convertirse con el tiempo y el esfuerzo, en un arbusto y después en un frondoso árbol, que con sus ramas tratará de elevarse cada vez a alturas mayores, en busca de un cielo que jamás habrá de alcanzar.

La cinta amarilla simboliza la tierra que acoge y nutre la semilla, para que en un futuro nazcan las raíces que sostendrán la planta en crecimiento. Es por esa razón que la cinta amarilla es de gran importancia, pues es donde aprendemos las formas básicas, de acuerdo al desempeño la cinta amarilla puede reflejar la calidad de un futuro cinta negra.

El discípulo “Cinta Amarilla” representa, al igual que esa semilla y esa tierra, la promesa de un futuro desarrollo, un potencial que debe ser bien encausado, cuidado y abonado. A su debido tiempo habrá de premiarnos con la flor y el fruto que permitirán reproducir el proceso nuevamente desde sus inicios, para la preservación y proliferación de dichos frutos. La asimilación de los conceptos y técnicas básicas del arte marcial que uno practique, serán las raíces de las cuales dependerá la calidad del practicante “Cinta Negra” que de él surgirá

Es el color de la unión y de las alianzas. Es iniciar la búsqueda de lo que se encuentra oculto. En este grado empezamos a conocer los fundamentos del arte.

Es el símbolo de la espiritualidad universal e infinita, refleja el intelecto y a las cosas aprendidas hasta ahora. Representa la energía, la luminosidad y la fuerza.

 La Cinta Anaranjada

anaranjadaLa cinta anaranjada representa la semilla, la ilusión y la fe del aprendiz por crecer. Representa la energía y el reto de alcanzar metas fijadas. Es el color del estímulo, de la creatividad de la fortaleza y la resistencia, cuando se va alcanzando la madurez.

Es el color del fuego flameante, es señal de precaución. Es generador, no solo de energía, sino de seguridad. Es la voluntad del artista marcial que no escatima tiempo ni esfuerzo por conocer y aprender todo lo referente al arte.

Es empezar a sentir la existencia verdadera y efectiva. Significa lo extrovertido, animado, expansivo y rico. Está asociado con la presencia del sol y la calidez. Es realismo, aurora, esfuerzo, regocijo y fiesta.

   La Cinta Verde

cinta verdeLa cinta verde representa la planta en desarrollo, posee una base firme, pero requiere de cuidados para convertirse en un árbol fuerte y robusto (en una persona capaz y de carácter)

La cinta verde representa para nosotros el pleno desarrollo de las capacidades fundamentales; para entonces, sus bases, las raíces, son lo suficientemente firmes para que si su ambiente es favorable, habrá de convertirse en un robusto y fuerte árbol, capaz de soportar los intensos vientos y agrestes tormentas que la vida le depare, es decir, el practicante será un individuo capaz de carácter firme.

Es el color de la naturaleza por excelencia y por tanto representa la fertilidad,
El crecimiento y la esperanza. Es el color de la relajación y de la investigación.
El color de la exuberancia y la frescura. Representa la vida, la bondad, es el color de la prosperidad y la inmortalidad. Es el resultado del acorde armónico entre el sol (amarillo) y el cielo (azul).

Es el vigor de la vida, la sabia búsqueda de lo que está más alto. Es el color permanente del silencioso poder esplendoroso y reservado de la naturaleza.

Es darnos cuenta que el camino ya no es tan largo y confiamos en que se va a lograr y que hemos crecido, tal como brotan las hojas de un árbol. De esta forma, la destreza en el arte también comienza a crecer.

Es la esperanza, juventud, crecimiento, abundancia, descanso, reflexión y equilibrio.

    La Cinta Azul

cinta azulAhora el árbol tiene una nueva meta que es crecer cada día más; lo puede lograr ya que sus raíces y su tronco cuentan con la fortaleza necesaria y es cuando intenta hacer llegar sus ramas cada vez más cerca del infinito cielo azul. Como practicantes,  nos representamos en la cinta azul, el afán de alcanzar la perfección mediante un mejor esfuerzo cada día y así por lo mismo comprender que renovamos los esfuerzos para que un nuevo día se llene de esperanza, que es representada por el color azul.

La planta sigue en crecimiento ascendiendo con esperanza hacia el cielo azul. Los practicantes de Artes Marciales siempre debemos mirar hacia arriba, superarnos día a día, es decir, tratar de alcanzar el cielo aunque parezca inalcanzable; la cinta azul simboliza esa esperanza de llegar hasta el cielo azul.

Es el color de la fe, de la estabilidad y de la profundidad, del pensamiento y de la meditación. Es el color de lo que tenemos arriba y debajo de nosotros, el cielo y el mar. Representa la inteligencia y la sabiduría. El afán de aprender.

Es el color de la solución de los problemas, el que despeja las vías que han sido obstruidas para forjarse así la realización de un deseo. Simboliza el magnetismo universal e infinito, la verdad, el honor, la inspiración, la tranquilidad, la calma y la serenidad.

Es la inmensidad y el color del cielo y del océano que evoca la serenidad del mar y el susurro de sus olas. Es el árbol que crece hacia él y cada día es más fuerte.

Es la sensación de la infinidad y profundidad de la oscuridad que es visible. Es cuando ya hemos alcanzado alguna habilidad y progreso en el arte. Es la ilusión, confianza, reserva, armonía y afecto.

     La Cinta Marrón o Roja

marrónCon el desarrollo del follaje del árbol, se inicia la etapa de florecimiento y en dichas flores habrán de unirse al polen con el pistilo, para que la fecundación se realice y de cada flor nazca un fruto que es la esperanza biológica de preservación del árbol. De igual manera, en el florecimiento del practicante de las artes marciales, representado por las cintas color marrón (flor Joven) y el rojo (flor madura), deberán combinarse en esta etapa, una técnica física con destrezas perfectamente desarrolladas (el pistilo), con una madurez mental y espiritual (el polen), que permitirá fecundar las capacidades físicas logradas para ser utilizadas en forma productiva y de esta manera, lograr un fruto que nos permitirá contar con un nuevo elemento que esparcirá las nuevas semillas que de ese fruto emanen algún futuro día.

La cinta roja y marrón son además, un símbolo de alarma, de advertcinta rojaencia de peligro pues hemos llegado a un grado considerable de eficiencia física, ya que la práctica constante ha fortalecido el cuerpo y se tiene un cierto dominio de la técnica; ahora se tiene fuerza, velocidad, impacto y destreza en los movimientos; sin embargo, es posible que el aspecto espiritual y mental no esté presente o esté inmaduro: aún nos hace falta comprender el verdadero significado de la disciplina que practicamos, el valor, el respeto, la humildad, etc. Esa flor no será fecundada y por lo tanto el fruto será malogrado. Es así que el color rojo simboliza él recordarnos este riesgo.

Es el color de la penitencia, de la humildad plena. Próximo al negro y la maestría, se añoran los días de inocencia y con rigor nos esforzamos en la humildad, para ser recibido y admitido en una nueva etapa de aprendizaje, donde nos damos cuenta que seguimos siendo ignorantes.

Aptitud para conocer los principios del ser y la técnica. Simboliza la filosofía humana. Significa solidez, solidaridad y práctica. Se relaciona con la tierra. Este color contribuye a la siembra y a la cosecha para que sean abundantes. Es el idealismo.

    La Cinta Negra

negraLa física nos demuestra que el color blanco es el resultado de la ausencia completa de color y el opuesto, es el color negro resultado de la absorción de todas las longitudes de onda de la luz en la superficie de un cuerpo. Podríamos decir que así como el estudiante “cinta blanca” está vacío de la luz de los conocimientos, el practicante ” cinta negra” está nuevamente en el punto de partida para buscar el camino del conocimiento en la disciplina marcial. El trayecto transcurrido entre la “Cinta blanca y la “Cinta negra” sólo representa un proceso de preparación del discípulo, pero sólo al llegar a “cinta negra”, se es capaz de empezar a recorrer el camino para aprender a disfrutarlo. La “cinta negra” es también, símbolo de habilidad y madurez, no sólo para el alumno, sino para con la sociedad en que vive, el saber aceptar y ejercer esta responsabilidad siempre van juntas, son inseparables.

La cinta negra simboliza la culminación de una nueva etapa, significa volver al punto de partida sólo que en un nivel superior, “es el principio del camino”, es decir, el transcurso de la cinta blanca a la cinta negra sólo fue un proceso de preparación; cuando se llega a cinta negra es cuando se comienza a entender el Arte Marcial como tal. La cinta negra simboliza habilidad y madurez, adquiriendo responsabilidades con uno mismo y la sociedad.

Los que practicamos las Artes Marciales,  no tenemos como objetivo el lograr la cinta simplemente por ostentar un grado, sino que debemos tener interiorizados los valores que representan dichas cintas, y tratar de ser armónicos en el desarrollo personal con la cinta que portamos.

Al llegar al Cinturón Negro “ya no hay más colores”, pero sí más grados. De hecho, para alcanzar el nivel de cada grado a partir del Cinturón Negro, se necesita un tiempo de práctica equivalente o superior al necesario para llegar al Cinturón Negro, habiendo empezado desde cero. En realidad el Cinturón Negro es el grado más bajo, no representa que el que lo porta sea un experto, sino que ha alcanzado un nivel de conocimientos mínimo sobre los fundamentos prácticos de las artes marciales.

Significa el primer paso, el primer nivel y primer escalón. Es lo opuesto al blanco. Es el que comienza a dominar el arte con madurez y profesionalidad. Es adquirir noción de las cosas mediante el ejercicio del entendimiento. Es formar de sí mismo, su propio y exacto juicio.

Es sencillez y sinceridad, como una roca que se forma a partir de todo cuanto existe, la que la naturaleza tarda mucho tiempo en formar. Carbón duro que implica solidez y peso que puede arder para dar calor y fragmentarse para escribir mil historias.

Es el conocimiento, la seriedad y la nobleza.

Todo este aprendizaje que he adquirido por tanto años en el mundo las Artes Marciales, por haber logrado pasar de una cinta  a la siguiente, con unos niveles de exigencia cada vez mayores, con la práctica constante y el esfuerzo sostenido, siempre han estado acompañados de mi Si Fu Thayde Aguilera Gamba,  mi Maestra y amiga. Vaya hasta ella todo mi reconocimiento y honra por portar el estandarte de lo que predica y enseña.

Siboney Pérez V.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artes Marciales, Crecimiento Personal y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a EL ARCO IRIS DE LAS ARTES MARCIALES

  1. Ligia M Cabeza dijo:

    Que bonito e interesante reseña de cada cinta y su significado en las artes marciales, para mi cada cinta representa una etapa de nuestra vida de la manera como lo expusiste; desde la infancia con la cinta blanca, inocente llena de ansias de aprender y con tanto por descubrir, un cuenco vacio que poco a poco se ira llenando con experiencias vividas, con estudios, con conocimientos de la naturaleza humana, a medida que vamos creciendo nos vamos poniendo metas, cada meta puede equipararse con un color de cinta, cada etapa alcanzada un pequeño logro que nos impulsa a seguir adelante, a pesar de las dificultades q en las artes marciales pudieran ser esfuerzos fisicos y mentales y en nuestra vida diares azarosos esfuerzos tristrezas y preocupaciones, pero la proxima meta esta ahi, frente a nosotros una cinta mas, un esfuerzo mas, la cinta negra seria la culminacion de una carrera profesional o el aprendizaje de un arte u oficio y al igual que el color negro representativo es empezar de cero, hay un conocimiento base para empezar a enfrentar la vida a labrar un camino, a seguir acumulando experiencias, esforzandonos, para tal vez algun dia llegar a ser maestros, compartir lo que tenemos, lo que somos como escencia, lo que hay no solo en nuestros cerebros sino en nuestras almas, dejar una huella para las proximas cintas blancas que nos miran con ojos expectantes y que cada simple y pequeña experiencia de la vida es un mundo magico y maravilloso, como esa pequeña que vio y sintio por primera vez la lluvia en su rostro y su sonrisa inocente nos recordo que hermoso es dejarnos maravillar por la vida

  2. Siboney dijo:

    Muy buena comparación, me gusta ese paralelismo que hiciste. Ciertamente el camino de la niñez a la vejez, exige superar cada etapa y cumplir con las demandas para transitarlas de la mejor manera. De allí sale la sabiduría de las personas mayores, curtidas por la experiencia y el aprendizaje. Gracias

  3. Gilbert Paredes dijo:

    Que espléndido, como a través de las artes marciales, puede recrearse la armonía de la naturaleza y su sabiduría; el brillo y lo hermoso del arcoíris, por medio de sus colores; y el balance de la vida, a través de nuestro ciclo de crecimiento, valores y ética inculcadas y aprendidas, y nuestras experiencias como huellas de vida. Realmente, la orquesta perfecta, que describe a todo ser viviente y que destaca al ser Humano. Pero sin duda alguna, el poder que internamente poseemos como individuos, de decidir lo que realmente queremos lograr y el control de nuestras acciones y emociones para tallar el camino hacia nuestros objetivos planteados. Gracias por tan ilustre conocimiento…..Saludos.

    • Siboney dijo:

      Hola Gilbert, ciertamente las artes marciales recrean la armonía de la naturaleza, y cuando uno se siente en completa armonía, todo fluye y la sensación de plenitud es inmensa e indescriptible. La fortaleza, disciplina y enfoque de las artes marciales, han sido unos pilares fundamentales en mi desempeño como coach y también como facilitadora y profesora. Me alegra haber compartido este conocimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s